https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

martes, 9 de agosto de 2016

Twitter

Twitter no logra capitalizar su influencia


The Wall Street Journal. -   agosto de 2016
Independientemente de que sea un novato o todo un experto en Twitter, lo más probable es que lo aprovechará mejor evitándolo lo más que pueda. Borre la aplicación de su teléfono. Aléjese de su sitio web y de la aplicación para la computadora. Simplemente cierre la sesión.

Entender por qué este es el caso ilustra el problema más grande que tiene Twitter Inc.: el servicio llega a muchas más personas que las que tienen cuentas o usan regularmente Twitter directamente. La empresa incluso mide esto.

Aunque reporta 313 millones de usuarios activos al mes, la “audiencia total a la que se dirige” es 800 millones. Eso incluye a personas que ven tuits fuera del sitio web o de la aplicación de Twitter, como cuando son incluidos en una página web o un artículo noticioso. Y eso ni siquiera da cuenta de las cosas que la empresa no puede contabilizar, como los segmentos de noticias en los canales de cable que consisten simplemente en leer tuits en voz alta.

A Twitter le gusta promover esos números porque ilustra su influencia. Pero todo este consumo de tuits fuera de Twitter también puede ser interpretado como un fracaso masivo del diseño del producto. Muestra que Twitter es tan malo para resaltar su contenido más valioso que, en una forma de arbitraje de información, se ha creado todo un ecosistema de otros jugadores que lo hacen en su lugar, desde aplicaciones externas hasta servicios de análisis de datos, pasando por los mismos medios de noticias.
Es posible que el futuro de la empresa, que no es rentable, dependa de su habilidad para capturar una mayor parte de su audiencia, especialmente después de haber reportado hace poco que el número de personas que usan Twitter subió apenas 1% en el segundo trimestre frente al periodo previo.

De forma más amplia, el problema de Twitter es el mismo que tienen los medios de comunicación, con los que se ha vuelto simbiótico: Twitter es un lugar en el que la gente crea contenido, pero cede a otros el control de cómo lo consume el público.

Este es un experimento que todos los usuarios de Twitter que se consideran consumidores concienzudos de noticias deberían hacer: descargue Nuzzel, una aplicación externa de Twitter, y úsela por una semana en lugar de la aplicación original de Twitter. Nuzzel, que ya tiene dos años, le muestra los enlaces que son más tuiteados por las usuarios que usted sigue en el servicio.

Hace un año escribí que uso Nuzzel todos los días y que mi dependencia en ella ha ido aumentando. Cumple con el lema publicitario de Twitter (“Vea lo que está pasando”) mejor que Twitter mismo.
No es que Twitter no lo esté intentando. Los cambios recientes incluyen un algoritmo que ordena algunos de los tuits que muestra a los usuarios y una pestaña de “Momentos”, diseñada para resaltar contenidos fuera del flujo cronológicamente ordenado de tuits, que ha sido el sello de Twitter desde su lanzamiento hace 10 años.

“Estamos tomando las decisiones adecuadas para nuestro producto y eso nos proporciona una base para un crecimiento futuro”, dijo el presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, durante el anuncio de los resultados financieros.

La empresa declinó sin embargo hacer comentarios para este artículo.
“Si observa el ritmo al que Twitter está haciendo cambios a su producto, es significativamente más rápido que lo que ha sido hasta ahora”, dice Ian Ownbey, uno de los primeros empleados de la empresa que subsecuentemente creó OneShot, una aplicación para publicar tuits.
Pero estos cambios incrementales sencillamente no alcanzan.

“Hay una cantidad gigantesca de datos valiosos en Twitter a los que la gente no puede acceder con suficiente facilidad”, dice Jonathan Abrams, fundador y presidente ejecutivo de Nuzzel. “Por cada científico y bibliotecario que está en Twitter existen 10 que probablemente no lo están”, añade.
En defensa de Twitter, la empresa enfrenta el dilema clásico de los servicios populares: ¿cómo realizar cambios radicales para atraer nuevos clientes sin alienar a una amplia y fiel base actual? Una persona al tanto de los tejemanejes al interior de la compañía dijo que este debate está en la mente de cada una de las personas que hoy trabajan en la empresa.

“Pienso que todos pueden ver que otros 300 millones de personas no van a usar lo que se llama Twitter núcleo”, dice Abrams. Y aun así cientos de millones más ya están usando lo que podríamos llamar “Twitter extendido”.


Tal vez la interface central de Twitter, construida tanto alrededor de la producción de contenido como en el consumo de este—o sea, tuitear— no es compatible con captar una audiencia potencial, tanto futura como actual, mucho mayor. Muchas empresas híbridas de tecnología y medios enfrentan este mismo dilema. En Reddit, Pinterest y Facebook, y cada vez más en Snapchat, la mayoría del contenido es creado por una pequeña minoría de usuarios. La mayoría de nosotros somos, después de todo, solo consumidores de contenido.

Los cambios incrementales de Twitter en esta dirección se sienten como un buen paso, pero como lo muestra el estancamiento del crecimiento de usuarios, no son lo suficientemente radicales. Aplicaciones externas de Twitter como Nuzzel apuntan el camino hacia el futuro, pero hay otros experimentos más distantes que son igual de interesantes. La aplicación Pocket, que nació como un servicio para guardar contenido para una lectura posterior, está creando su propio servicio de recomendaciones de contenido parecido a Twitter dentro de la aplicación. Y es un buen servicio. El trimestre más reciente, Twitter también obtuvo ingresos por US$67 millones mediante el otorgamiento de licencias de sus datos a empresas como Bloomberg, International Business Machines Corp. y Salesforce.com. De modo que existe la posibilidad de que el servicio capte más ingresos de empresa a empresa mediante ese procesamiento de datos.

El dilema de Twitter es una lección para cualquier otra compañía que genera contenido, ya sea que se considere una empresa tecnológica o de medios. Si su audiencia está consumiendo su contenido en un lugar que usted no controla, o extrayendo valor de este al procesarlo para otros, está frente a potenciales avenidas de crecimiento


Para llegar a ese lugar, Twitter necesita descifrar la forma de crear un servicio para gente normal. Algo mucho más fácil de consumir que el servicio actual. Algo que está concentrado en lo que la gente normal hace: consumir en lugar de crear. Y la actual aplicación de Twitter, esa que todos los adictos a las noticias conocemos y adoramos, necesita ser renombrada como lo que es: Twitter Pro.