https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

martes, 23 de agosto de 2016

olimpiadas

   El internet de las cosas ganó medalla de oro en las olimpiadas


FORBES- 23 de Agosto de 2016
Así como nosotros mortales usamos nuestro fitbit, entrenadores de todo el mundo están aprovechando los sensores para monitorear y mejorar el programa de entrenamiento y alimentación de sus atletas. No nos sorprendamos de encontrar pronto cascos, rodilleras y zapatos que determinen o prevean lesiones.  

Sin duda somos la Generación de la Información. Nuestro cerebro procesa diariamente millones de estímulos: la luz del día al despertar, el olor del café en la cafetera, los pajaritos trinar, el noticiero de las seis, el baño que tomamos, el tráfico, la gente cruzando, el camión que se nos echa encima, los nuevos episodios de Stranger Things, ¿qué dijo Trump que lo meterá en problemas de nuevo?, ¿cuántos puntos diferenciales ponen a Hillary a la cabeza?, las nuevas propiedades de “La Gaviota”, posts de FB, twitter, Snapchat, Instagram…

El conteo es infinito y nuestro cerebro hace lo mejor que puede para indexar, filtrar y procesar todo.



Como si esto no fuera suficiente, cada 4 años lo ponemos a prueba con otro sinfín de estímulos durante las Olimpiadas: Giselle Bündchen desfilando al ritmo de la Garota de Ipanema, los trajes de baño de los competidores, la velocidad de Usain Bolt y al menos 25 transmisiones simultáneas en línea y por TV para que no nos perdamos ni un minuto o detalle.

Esta vez vivimos las Olimpiadas de la Generación de la Información y si me permiten, el juego de palabras no es sólo por la edad de los atletas sino por la cantidad de información generada durante ellas: bases de datos, fotos, videos, cámaras de seguridad, broadcasting, etc.

Este ejemplo me parece fascinante: El primer encuentro olímpico al que me tocó ir fue al Voleibol de Playa. Era la primera vez que asistía y de repente las atletas australianas hacen un “Desafío”: piden al juez revisar su fallo y el juez desde una tablet lo hace, revisan las tomas de video, se repiten ¡y se retracta o confirma la decisión! ¡Increíble! Algo similar pasó en Tenis y en Rugby…

Los deportes como los negocios, están intentando mejorar su toma de decisiones. Esto afecta el fair play (juego justo) pero también a los equipos y entrenadores que buscan entender mejor su desempeño y el de los oponentes.

Esto no lo hacen sólo a través de analizar videos, el internet de las cosas (IOT) juega un papel importante.

Así como nosotros mortales usamos nuestro fitbit, entrenadores de todo el mundo están aprovechando los sensores para monitorear y mejorar el programa de entrenamiento y alimentación de sus atletas.

No nos sorprendamos de encontrar pronto cascos, rodilleras y zapatos que determinen o prevean lesiones.

Big Data, por ejemplo, aprovecha millones de sensores en los autos fórmula uno que monitorean, turbinas, frenos, suspensión y además proveen información que ayuda a generar mejoras en todos estos sistemas.

En el detrás de cámaras de los juegos olímpicos, el Big Data desempeña un papel importante en la producción y distribución del contenido, pero también del lado comercial.

Hoy las televisoras pueden identificar cuáles son las competencias más “seguidas” y  ajustar la pauta publicitaria en cada uno de los países a los que transmiten. ¡Imaginen poder ofrecer pautas “customizadas” a 3,000 millones de personas en el planeta!

¿Y qué tal del lado de los espectadores? La tecnología también ha cambiado en el cómo se viven los juegos.

Pensemos sólo en las Apps olímpicas, hay un centenar sólo en la iStore con resultados, programación, reportajes, videos.

Hoy no es necesario ver la televisión para seguir los juegos, como comprobamos en México estas últimas semanas. Adicionalmente, Uber, Google Maps y Waze ayudan a vivir mejor las olimpiadas, al ofrecer rutas de transporte público, así como el evitar el tráfico de las competencias, entre otros. Las Olimpiadas disparan también el uso de las redes sociales. Londres 2012 fue calificada como la primera Olimpiada “social” de la humanidad. Usain Bolt  se llevó la medalla de Oro Social al generar más de 960,000 menciones seguido por Phelps que ganó la plata con 830,000.  ¿Será que este año romperán sus records? Las redes sociales han facilitado la interacción entre los atletas y sus fans e incluso, dice el rumor que hasta Tinder incrementó su uso dentro de la Villa Olímpica. Rio 2016 ha causado millones de publicaciones en redes sociales mucho antes de que dieran inicio los juegos. La inestabilidad política, los miedos respecto al Zika y la inseguridad, arrancaron meses antes perfilando estos juegos a ser en definitiva los más sociales de la historia.




Alfredo Taborga-Idealista sin remedio, cínico y pragmático. Mexicano orgulloso, germanófilo, viajero incansable, amante del arte, la cocina, mi perro y marketero en EMC.