https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

miércoles, 24 de agosto de 2016

Lecciones

Lecciones de un youtuber para evitar el fracaso de las marcas



FORBES- 24 de Agosto de 2016
El principal influencer latinoamericano, Germán Garmendia, comparte con Forbes los errores que pueden llevar a una marca a fracasar en una campaña publicitaria que busca apoyarse en los nuevos líderes digitales.  

Si los seguidores del youtuber Germán Garmendia fueran un país, éste tendría una población casi seis veces mayor a la de Costa Rica, cinco veces a la de El Salvador, siete veces a la de Panamá y sería tres veces más grande que la de Honduras, sólo por poner algunos ejemplos.


Construir este nivel de influencia no tuvo lugar de la noche a la mañana para este joven chileno. Desde los 16 años se inició en el mundo digital siguiendo videoblogs producidos en otras regiones del mundo, principalmente en Europa y Estados Unidos, para después comenzar a generar sus propios videos en su canal de YouTube Hola, Soy Germán, en el que presenta sketch de comedia.

 

El youtuber con más seguidores de Latinoamérica (28 millones) asegura que las tres claves de su éxito han sido haber reconocido hace 10 años el boom que vendría de videos on line, ser un obsesionado de la perfección y saber adaptarse al cambio.

Su obsesión por la perfección, asegura, se percibe en las horas que pasa editando los videos que realiza hasta el punto que él sigue siendo el único que los genera y produce sin un equipo de personas que lo asista, pues “reviso personalmente cada detalle y lo mejoro yo mismo”.

Respecto a su adaptabilidad al cambio, éste se refleja en la necesidad que ha tenido de adentrarse y conocer cada vez más el mundo de la analítica de internet, la lectura de las métricas y las nuevas tecnologías de audio e imagen, así como los algoritmos que se han ido modificando en las redes sociales, los cuales, sin su comprensión, no podría retener la audiencia y crecerla en la forma en que lo hace.

El nivel de influencia de este joven de 1.80 m de estatura, pantalones entubados y cabello que se desplaza por su cabeza hacia todos los puntos cardinales, es para las marcas y agencias de publicidad el medio ideal para llegar a diferentes segmentos de la población Latinoamericana —una de las campañas de publicidad que más impacto tuvo en medios digitales fue la que realizó para la marca de frituras Crujitos—.

 

“La gente tiende a pensar que el segmento al que llego es al de 12-15 años. Al principio era así, pero hoy los que más me siguen son las personas de 20 a 25 años, y en segundo lugar están las mayores de 30 años. Por supuesto, en la calle un adulto difícilmente se pondrá una camisa que diga Germán, no así un niño”, dice el también autor del libro #Chupa el perro, uno que otro consejo.

El entendimiento de la población a la que se dirige Germán no es un tema menor para las empresas que buscan aprovechar los niveles de influencia de youtubers como él, pues es lo que en buena medida puede asegurar el éxito o fracaso de una campaña publicitaria en la que participan los influencers.

“Las marcas deben aprender a guiarse no sólo por los números de seguidores de un influencer, sino en lo que representa a nivel ético, lo que hay detrás de la persona. Cuando tienes 12 años eres muy influenciable, por esa razón yo trato de ser neutro en diversos temas. Por ejemplo, hay muchos conocidos que tienen el hábito de fumar, yo no comulgo con eso, para mí no es algo saludable y no es lo que quiero representar”, dice Germán.

Otro consejo que ofrece este youtuber a las marcas que buscan acercarse a los influencers es no tratar de meterlos en una “caja” al momento de apoyarse en ellos para una campaña publicitaria pues, considera, eso va en detrimento de la espontaneidad y el vínculo emocional que los une con su comunidad de seguidores.

“Las marcas muchas veces te dicen: ‘queremos que hagas esto de esta forma y esta forma, que te pongas el pelo así’; uno se siente atacado con ese tipo de guiones. El éxito de los youtubers es ser como son, que visten su propia ropa y se peinan de cierta forma. Una gran equivocación de las marcas es pensar que los youtubers lo hacen todo por dinero. No es así. Esta generación se caracteriza por hacer las cosas porque las disfruta”.

Para quien también hace la voz en español de Julian, un mamut de la película La Era del Hielo: Choque de dos mundos, un error más en el que pueden caer las marcas es en el de contratar a un influencer que genere contenidos de temas muy diferentes al que se pretende difundir a través de una campaña. “Por ejemplo, si eres una marca de zapatos deportivos y vas con un youtuber que hace de todo en su canal menos hablar de deportes, entonces no esperes grandes resultados”.




Uriel Naum-Editor de Forbes Centroamérica, especialista en economía, negocios e industria. Sociólogo por naturaleza y periodista por convicción.