https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

viernes, 20 de julio de 2018

Automatización Inteligente


Qué hacer para una Automatización Inteligente



FORBES- 21 de julio de 2018
La Automatización Inteligente es clave para incrementar la inversión e innovación, así como para obtener fuertes resultados y mejoras en los procesos de negocios.
La analítica y la inteligencia artificial están brindando una nueva forma de vida a la tecnología de automatización.

Las nuevas tecnologías van mucho más allá que únicamente eliminar las tareas repetitivas, están ayudando a los humanos en la solución de problemas complejos y creativos al permitir el análisis de grandes cantidades de datos, así como en la identificación de tendencias que antes era imposible detectar.

La Automatización Inteligente está cambiando las reglas del juego cuando se trata de mejorar la resolución de problemas complejos, el análisis de riesgos y la toma de decisiones empresariales. Además, permite que los colaboradores aumenten su productividad hasta un 30 o 40 por ciento, incluso en funciones que ya están automatizadas.

 

Para darse cuenta del potencial de la automatización digital y aprovechar sus beneficios, las empresas pueden empezar por entender tres lecciones que Accenture ha aprendido a través de sus investigaciones:

Pensar más allá de los costos: La Automatización Inteligente trata de la primacía de las personas, el cambio cultural y las nuevas habilidades.


Entender los conceptos básicos: Para hacer que la inteligencia artificial funcione en contextos de negocios se requiere conocimiento básico, y en ocasiones una revisión o rediseño de los procesos antiguos o la creación de nuevos procesos.


Adoptar la innovación abierta: La solución de inteligencia artificial que se elija debe ser rica en tecnología. Debe ser como una constelación de tecnologías que, cuando se integran, pueden crear una capacidad comercial ágil y altamente adaptable.


Muchas industrias están en un shock digital, luchando para lograr ese cambio cultural hacia lo digital. La automatización digital puede ayudarlas a navegar hacia esa transformación digital, construyendo una exitosa cultura digital en sus negocios. Para esto, las empresas deben esforzarse en:

Estar construidas para el cambio: Actualmente, las organizaciones deben de construirse para el cambio, lo que podría significar el cambiar la manera en que operan como empresa. La automatización juega un papel muy importante en la creación de software y del cambio en los negocios.


Manejarse por los datos: Las compañías necesitarán que la Automatización Inteligente esté integrada en el tejido de sus negocios para lograr una toma de decisiones basada en datos tan penetrante que, tanto las personas como las máquinas, estén equipadas para recolectar los datos y actuar en consecuencia.


Estar digitalmente conscientes de los riesgos: Esto significa enfrentar y tener en cuenta los nuevos riesgos a los que los negocios tradicionales nunca habían sido expuestos, como la seguridad, privacidad del consumidor, transparencia de datos y el uso responsable de la tecnología, los cuales están aumentando en volumen y complejidad.


Adoptar la disrupción: La Automatización Inteligente está permitiendo que los negocios tomen acciones disruptivas en sus industrias al reinventar lo que hacen en todas las partes de su empresa, como los agentes virtuales para la interacción con el cliente.


La Automatización Inteligente es clave para incrementar la inversión e innovación, así como para obtener fuertes resultados y mejoras en los procesos de negocios, por lo que es necesario comenzar a implementar cosas distintas y hacerlo de diferente manera.

jueves, 19 de julio de 2018

estrategia


¿Hacia la comoditización del machine learning?



FORBES- 20 de julio de 2018
Sin una estrategia como punto de partida, el aprendizaje automático corre el riesgo de convertirse en una herramienta escondida dentro de las operaciones rutinarias de una empresa.

Hoy, en cualquier empresa que se considere innovadora y competitiva en el mercado, están pensando en la implementación de modelos de aprendizaje automático o machine learning. Muchas veces sin entender claramente cómo este proceso aporta a la estrategia de la empresa. Esta idea de “consigo un dato y le aplico algoritmos de machine learning” es bastante limitada y la verdad que hay que tener cierto cuidado cuando no se considera la estrategia de la empresa en la definición de cómo diseñar y desarrollar el análisis avanzado de datos.

Hagamos un poco de historia. El aprendizaje automático se basa en una serie de desarrollos a lo largo del tiempo, comenzando con las estadísticas clásicas. La inferencia estadística forma una base importante para las implementaciones actuales de la inteligencia artificial. Pero es importante reconocer que las técnicas estadísticas clásicas se desarrollaron entre los siglos XVIII y principios del XX para conjuntos de datos mucho más pequeños que los que ahora tenemos a nuestra disposición. El aprendizaje automático no está restringido por los supuestos preestablecidos de las estadísticas. Como resultado, puede proporcionar ideas que los analistas estadísticos clásicos no pueden ver por sí mismos, además de poder hacer predicciones con grados cada vez más altos de precisión.

Más recientemente, en la década de 1930 y 1940, los pioneros de la informática (como Alan Turing, que tenía un interés profundo y permanente en la inteligencia artificial) comenzaron a formular y retocar las técnicas básicas como las redes neuronales que hacen posible el “machine learning” actual. Pero esas técnicas permanecieron en el laboratorio más tiempo de lo que lo hacían muchas tecnologías y, en su mayor parte, tuvieron que esperar el desarrollo y la infraestructura de computadoras potentes, a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980. Ese es probablemente el punto de partida para la curva de adopción del aprendizaje automático.

Las nuevas tecnologías introducidas en las economías modernas -la máquina de vapor, la electricidad, el motor eléctrico y las computadoras, por ejemplo- parecen tardar unos 80 años en pasar del laboratorio a lo que podríamos llamar “invisibilidad cultural”, en donde la sociedad ya se apropia de estos cambios tecnológicos. Todas estas tecnologías han podido “cambiar de época”, en cada momento de la historia donde han surgido, y no es raro pensar, que el machine learning logre lo mismo.

 

Lo que es crítico hoy, y lo que hemos podido entender de nuestra propia historia, es que los ejecutivos de alto nivel aprovecharán mejor el aprendizaje automático si lo ven como una herramienta para elaborar e implementar una visión estratégica. Pero eso significa poner la estrategia primero.

Sin una estrategia como punto de partida, el aprendizaje automático corre el riesgo de convertirse en una herramienta escondida dentro de las operaciones rutinarias de una empresa: proporcionará un servicio útil, pero su valor a largo plazo probablemente se limitará a una repetición interminable de aplicaciones, como modelos para adquirir, estimular y retener clientes. Eso impactará en mejorar la eficiencia de las operaciones, es decir, hacer lo mismo más eficientemente, pero no ayudará a la “creación de estrategia” (y lo diferencio explícitamente de la planificación estratégica), en donde hacer cosas diferentes, que permitan generar una función continua de ventajas competitivas, que sean sustentable en el tiempo, será lo critico en el largo plazo.

revolución industrial


 ¿Listos para la cuarta revolución industrial?



FORBES- 20 de julio de 2018
La oportunidad de aprovechar la actual revolución del conocimiento para crear un México más sólido, competitivo y justo en el futuro, apoyándonos en la tecnología, es posible.

Vivimos en tiempos vibrantes en términos de avances tecnológicos e innovación. La cuarta revolución industrial empieza a transformar todo a su paso, desde la forma en que vivimos hasta la forma en que trabajamos. La gran diferencia con las revoluciones pasadas es que la cuarta revolución industrial, también conocida como la revolución digital o del conocimiento, no tiene precedente alguno en su velocidad de transformación.

Si consideramos la combinación de miles de millones de personas conectadas a través de sus dispositivos móviles, con un poder de procesamiento de datos sin precedentes y un acceso a la información ilimitado, entendemos por qué los cambios en esta revolución están siendo exponenciales. Disciplinas como la robótica, inteligencia artificial, automatización, blockchain, internet de las cosas, big data y nanotecnología, entre otras, están cambiando por completo las dinámicas que rigen la economía y generan las bases de las industrias del futuro.

La innovación ya no es una cuestión de generación de ventajas competitivas, sino una cuestión de supervivencia; se están abriendo un sin fin de oportunidades para las empresas y países que estén preparados para acoger los cambios que esta revolución trae consigo, pero también puede ser muy preocupante para las empresas y países que no lo estén.

 

México es el octavo país con la mayor industria manufacturera en el mundo, representa alrededor de 20% del PIB y el crecimiento de este sector se debe en gran medida a la ventaja logística y nuestro bajo costo de mano de obra. Sin embargo, es muy probable que -más allá de temas arancelarios- con los avances en robótica y automatización, en un futuro haga sentido que los países tengan los centros de producción cerca de sus grandes centros de consumo y, en consecuencia, se perderá la ventaja competitiva que tenemos en este segmento en exportación.

Las nuevas industrias y la innovación se están desarrollando con base en los conocimientos y aplicaciones en áreas relacionadas a STEMs (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática) generando innovación de alto impacto, pero son áreas en las que México no ha destacado. A pesar de que el Banco Mundial nos coloca como la quinceava Economía del mundo por tamaño, en términos de innovación y acorde al Global Innovation Index 2018 nos encontramos sólo en el lugar 56 como país y con posiciones bastante desalentadoras en áreas del ranking como educación (79), generación de patentes (80), número de investigadores (72), entre otros.

Ante ello, es necesario que México se actualice y prepare el talento para poder competir en el futuro. Por un lado, se debe promover el pensamiento innovador, empezando por generar talento a través del fortalecimiento de la educación y preparación sobre todo en áreas relacionadas a STEMs. Pero no sólo es un tema de educación, además se debe generar e incentivar todo el ecosistema de innovación y emprendimiento en el país, con un claro rol destacado de los emprendedores. Se deben crear incentivos y programas para fortalecer la vinculación académica con el sector empresarial, así como aumentar la inversión en investigación, ciencia y tecnología tanto pública como privada. De igual manera, es necesario que se generen políticas públicas que no inhiban la innovación, entendiendo cómo la tecnología está avanzando y cambiando nuestra realidad para capitalizar estas oportunidades.

La oportunidad de aprovechar la actual revolución del conocimiento para crear un México más sólido, competitivo y justo en el futuro, apoyándonos en la tecnología, es posible, pero para lograrlo es tiempo de actuar.

Oportunidades


Oportunidades que ofrece la economía Kosher


FORBES- 20 de julio de 2018
México es uno de los principales exportadores de productos Kosher del mundo, con una cuota que se estima en un 5% del total mundial, dichas ventas se encuentran concentradas en EU.

La comunidad judía está conformada, según datos de la Oficina Central de Estadísticas de Israel, por unos 14,5 millones de individuos, de los cuales casi la mitad viven en Israel y 40% en Estados Unidos. Otros países que cuentan con comunidades judías notables serían: Francia con casi medio millón de judíos, Canadá con unos 400.000 y Reino Unido con aproximadamente 300.000. En Latinoamérica la comunidad judía más importante es la que reside en Argentina, aunque su número viene descendiendo en las últimas décadas. En México dicho grupo es mucho menos numeroso y se cifra en el entorno de las 68.000 personas. En España la cifra de judíos es muy inferior y se sitúa en unas 30.000 personas.

En el último informe que publicó la Oficina Central de Estadísticas de Israel también se destaca que, si bien el número de judíos residentes fuera de Israel continúa lentamente descendiendo, la población judía que puebla Israel sigue incrementándose de forma sostenida. Juntando ambas tendencias el informe sostiene que la población judía en el mundo está en aumento, aunque todavía se encuentra en niveles inferiores a los que tenía antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial.

Si uno analiza fríamente el número de individuos que pertenecen a dicha comunidad y lo compara con el número de habitantes que pueblan el planeta enseguida se da cuenta que esta comunidad es muy pequeña si la comparamos con otros grupos de población. Sin embargo, no debemos limitarnos a valorar el número absoluto de individuos que la conforman, sino que también debemos valorar su poder adquisitivo y es aquí donde el peso de esta comunidad aumenta de forma significativa. Si se mira la renta per cápita de Israel, esta fue en el año 2016 de unos 37.300 dólares o lo que es lo mismo una de las más altas de mundo.  Si a esto se añade la renta per cápita de los judíos residentes en otros países (especialmente Estados Unidos, Canadá, Francia o Reino Unido) uno se da cuenta que estamos hablando de una de las comunidades con mayor poder adquisitivo e influencia del planeta. Muchos de los grandes millonarios del mundo son judíos, así como son numerosos los actores, escritores, pintores, inventores… que pertenecen a esta comunidad religiosa.

 

Pero, ¿Quién es considerado judío según el informe? Según la Halajá o conjunto de leyes que deben regir la vida diaria del judío, se define como judío a toda persona nacida de vientre judío, es decir, a todos aquellos que tienen un abuelo o abuela perteneciente a esa religión, y a todos los que se definen como tales, entre los que se encuentran todas aquellas personas que se convierten al judaísmo.

La palabra Kosher significa apto para el consumo y esto viene definido por las leyes de Kashrut que definen cuales son los alimentos aptos y cuales no lo son para el consumo de un judío y es que los miembros de la religión judía cuentan con unas normas muy claras en cuanto a la alimentación que les es permitida y la que no. Dichas normas aparecen mencionadas en el Pentateuco y es en estos cinco libros atribuidos a Moisés donde se instruye a los judíos cuales son los animales permitidos y cuáles los prohibidos para usar como alimento.

Entre los admitidos, en cuanto a los mamíferos se refiere, están todos aquellos que tienen pezuñas hendidas y son rumiantes. Entre estos animales podemos citar a la vaca, la oveja, la cabra y el ciervo. En cuanto a los peces, estos deben tener aletas y escamas, con lo que estaría prohibido el consumo de animales tales como la anguila, la langosta o todo el marisco (gambas, langostinos, cangrejos, moluscos…). También resulta prohibido el consumo de las aves de rapiña, los anfibios o animales que se arrastran y reptan. En cambio, se permite el consumo de las aves de corral como son la gallina, el pavo, el ganso, el pato o la paloma. Tampoco se podría consumir un animal que haya muerto por causa natural o que haya sido sacrificado sin tener al menos un año de vida.

Por lo tanto, la palabra Kosher quiere decir que los alimentos y animales son aptos para el consumo al respetar los preceptos de la religión judía y, por consiguiente, se consideran puros y aptos para ser ingeridos por los practicantes de dicha religión. Los alimentos que sigan dichos preceptos se certificarán como Kosher. Por el contrario, los animales o alimentos prohibidos se denominan Trefá y, en consecuencia, no son aptos para ser ingeridos. Entre los alimentos no permitidos se incluyen, además de los mencionados anteriormente, al cerdo, al conejo, a las ardillas, los camellos, los caballos, las ballenas, los tiburones, los delfines o los peces espada.

Además de definir los animales aptos y no aptos para el consumo, la Torá señala como se deben sacrificar a los animales y ello se debe realizar mediante un método llamado Shejitá. El citado método pretende que el animal no sufra y se le cause el menor dolor posible. Dicha técnica consiste en realizar el corte Shejitá que se ejecuta en la yugular del animal con un cuchillo muy afilado de forma limpia y profunda. Con ello se pretende que el animal pierda inmediatamente la conciencia, de forma que su muerte sea “indolora”.

Una vez sacrificado, cada animal debe examinarse de forma minuciosa, debiendo conocerse el estado de los pulmones u órganos internos del animal. Si estos presentan algún tipo de decoloración, fractura, enfermedad o heridas internas, entonces estos animales serán considerados como Trefá. Una vez que el animal ha sido examinado se trocea y se retiran una serie de partes que no se consumen como es la parte trasera del muslo. Tampoco se puede consumir la sangre del animal por lo que será necesario realizar un proceso para removerla en el que no me voy a detener.

En lo que respecta al resto de alimentos como pueden ser las frutas y verduras o los chocolates, galletas, vinos, panes u otros también estos pueden ser o no Kosher. Para que sean Kosher se verifica que todos sus ingredientes sean aptos y ello se acredita mediante el certificado Kosher de cada uno de ellos. El certificado Kosher, por lo tanto, se ha convertido en un elemento muy importante si se quiere exportar alimentos a la comunidad judía de Estados Unidos, Israel, Francia, Canadá, Reino Unido, Alemania, Australia, Italia, Noruega, Polonia, Sudáfrica o Argentina. El mercado Kosher mueve al año millones de dólares a nivel mundial y según datos del Pew Research Center está creciendo a tasas superiores al 10%.

Conscientes de este importante mercado, son cada vez más las empresas que están apostando por conseguir esta certificación y es que para muchas empresas su obtención ha significado el aumento significativo de sus ventas. La consecución de este tipo de certificación es fácil de conseguir e implantar en el proceso productivo de la empresa, aunque obviamente dicha obtención es diferente según el producto que se elabore y de los cambios que haya que introducir en el nuevo proceso productivo. Esta certificación es expedida por un rabinato y es clave, igualmente, para ser proveedor de otras compañías que quieran exportar con el certificado Kosher, ya que como se indicó anteriormente en los productos elaborados todos los componentes de los mismos tienen que ser Kosher.

En definitiva, la certificación Kosher es una vía más para entrar en nuevos mercados que además son de alto poder adquisitivo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, como toda certificación, la Kosher tiene un coste y este puede variar en función del rabinato que lo expida. Este coste no es muy significativo para las grandes empresas, pero si puede ser importante para las pequeñas industrias agroalimentarias.

Son varias las empresas mexicanas que cuentan con esta certificación y llevan años exportando productos Kosher a Estados Unidos. Entre estas empresas se encuentran el grupo Bimbo, Alpura, Herdez o Sabritas, aunque la lista es mucho más extensa. Sin embargo, y aunque México es uno de los principales exportadores de productos Kosher del mundo, con una cuota que se estima en un 5% del total mundial, dichas ventas se encuentran excesivamente concentradas en Estados Unidos.

Las empresas mexicanas todavía tienen que hacer un importante esfuerzo por exportar este tipo de productos a países como Israel que es el mercado que más productos Kosher demanda. Si bien el exportar productos a Israel no es un proceso sencillo, ya que el país es muy proteccionista en cuanto a su producción interna se refiere, todavía es un mercado que está en gran medida inexplorado por parte de la industria mexicana. Otros países como Canadá que cuenta con una importante comunidad judía también deberían ser objeto de mayor atención por parte de la empresa mexicana. Igualmente, todavía existen muchas pequeñas empresas agroalimentarias mexicanas que deberían ser mucho más sensibles a los beneficios que la obtención de la mencionada certificación les proporcionaría.

martes, 17 de julio de 2018

cavernas


¿Cuántas cavernas existen en nuestro entorno?


FORBES- 17 de julio de 2018
Como organizaciones, nos convencemos de que las sombras que vemos en nuestras cavernas son todo lo que hay y nos preguntamos si afuera hay algo más que nos estemos perdiendo.

Eastman Kodak Company, fundada en 1881, lanzó la Folding Pocket, la primera cámara de bolsillo con cartuchos de películas reemplazables, que introdujo al hombre común en el mundo de la fotografía. Blockbuster abrió su primera tienda en 1985, para alquilar videos originales en un local moderno y atractivo. Y en la década de 1990 Nokia democratizó el uso del teléfono móvil, bajó los precios y aumentó el número de usuarios que disponían de un equipo.

A ninguno le faltaba potencial, ni recursos, ni talento; gozaban de una gran popularidad entre los clientes y parecían organizaciones destinadas a conquistar el siglo xxi. Sin embargo, si tomamos la alegoría que Platón imaginó y explicó hace más de dos milenios, podríamos decir que quienes lideraban estas compañías quedaron prisioneros dentro de sus cavernas, no en el sentido “primitivo”, ya que las tres manejaban la vanguardia tecnológica del momento, sino en términos de “no salir para ver qué había afuera”.

La conocida alegoría del filósofo griego nos cuenta lo siguiente: los hombres que estaban en las cavernas tenían cadenas que les sujetaban el cuello y las piernas, y únicamente podían mirar hacia la pared del fondo, sin girar la cabeza… una hoguera que tenían allí reflejaba las sombras de todo tipo de objetos, y eso era lo único que veían estos prisioneros. Cuando uno de ellos se liberó, pudo salir afuera y se vio enceguecido por la maravillosa luz del sol: con entusiasmo, pero también con algo de miedo, quiso buscar al resto de los prisioneros, liberarlos y hacerlos salir de la luz tenue de la hoguera para admirar el poder de la luz solar. Mas no le hicieron caso… no le creyeron. Y prefirieron quedarse dentro.

 

Kodak tenía estabilidad y proyección de crecimiento cuando creó la primera cámara digital, pero como tenía el monopolio de los rollos de película, estimó que no era prudente desarrollar comercialmente en ese momento este producto: LG, Sony, Samsung y Panasonic acabaron en menos de dos años su monopolio.

Blockbuster también tuvo la oportunidad de “salir a la luz” cuando una desconocida compañía llamada Netflix le ofreció en el 2000 unir esfuerzos para hacer crecer el formato streaming en las películas. Pero la propuesta fue rechazada, y en el 2013 tuvo que cerrar las últimas tiendas.

Nokia estaba muy cómoda en su “caverna” de teléfonos para ejecutivos, pero se negó a ver el mundo de afuera que apuntaba a los millennials y el desarrollo de smartphones. Para el 2009, Apple y Android la habían dejado fuera de toda competición.

¿Cuántas veces, como organizaciones, nos convencemos de que las sombras que vemos en nuestras cavernas son todo lo que hay? Nos acostumbramos a nuestro éxito y no nos preguntamos si afuera hay algo más que nos estemos perdiendo. Trabajar y perfeccionar el modelo que nos define está muy bien, pero es importante encontrar momentos para “salir” y explorar las oportunidades que están “bajo el sol”. Las dinámicas de este siglo no son estables, al contrario, son cambiantes e impredecibles.

Platón nos enseña que no sólo tendemos a quedarnos cómodamente en lo que conocemos, sino que desconfiamos de todo aquello “innovador” que nos proponen, porque supone un riesgo. ¡Y claro que hay un riesgo! El hombre que por primera vez vio la luz del sol sintió miedo también, porque estaba acostumbrado a las antiguas llamas de la hoguera, pero pudo ver que las posibilidades del mundo exterior eran mucho mayores que las que tenía antes.

¿Cuántas cavernas existen en nuestros entornos? ¿Cuántas cadenas nos atan el cuello y las piernas de tal modo que no podemos cambiar de posición? ¿Tenemos empatía, capacidad de escucha y liderazgo 360 grados para ampliar nuestra mirada?

Aunque por el momento nos puede ir muy bien, con mucho potencial y crecimiento estable, no nos confiemos mucho. Quizás hayamos logrado salir al mundo exterior y disfrutamos de un espléndido día de sol, pero quizás todo nuestro éxito está en una caverna, más oscura, y aunque no nos demos cuenta ahora, ya tiene fecha de caducidad.

viernes, 13 de julio de 2018

Digitalización financiera


Digitalización financiera, tema de vida o muerte



FORBES- 14 de julio de 2018
Más allá del avance tecnológico, la transformación digital es un proceso iterativo que requiere de una estrategia digital que potencie la estrategia del negocio y un cambio cultural radical.

La tecnología ha cambiado radicalmente la forma en la que consumimos productos y servicios, así como la manera en la que nos interrelacionamos. Nos encontramos en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo que ha transformado los mercados y la relación entre las empresas y los consumidores. Los consumidores se han convertido en redes interconectadas que demandan servicios inmediatos y a su medida.

Más allá del avance tecnológico, la transformación digital es un proceso iterativo que requiere de una estrategia digital que potencie la estrategia del negocio y un cambio cultural radical. La transformación requiere de un liderazgo que guíe a la institución a través del nuevo entorno global y digital. Las firmas que sobrevivirán son las que reinventen su propuesta de valor diferenciada que cumple las expectativas liquidas del nuevo consumidor.

La digitalización, indiscutiblemente, impulsa el crecimiento de las empresas:

 

10% mejora en promedio de eficiencia.
5 a 10% aumenta el resultado operativo respecto al año anterior.
15% incrementa la adquisición de nuevos clientes.
15 a 20% registra un salto en las utilidades.

El auge de la banca digital alrededor del mundo ha obligado al sector financiero a evolucionar para cumplir con las demandas del nuevo cliente digital, tendencia a la cual América Latina y el Caribe no es ajena. Según un estudio de GSMA, el número de personas que utilizan sus dispositivos móviles para acceder a internet en América Latina crecerá un 50% para fines de esta década. Se pronostica que para 2020, la región sumará 150 millones de nuevos suscriptores a internet móvil, alcanzando así un total de 450 millones. Este aumento impulsará el crecimiento económico, la innovación y la inclusión digital. Aunque estas tendencias están impulsando nuevos modelos de negocio, estudios muestran que el 84% de las transformaciones digitales fracasan sin el apoyo adecuado. Por ejemplo, el 50% de las empresas en Fortune 500 que aparecían en el ranking del año 2000 han desaparecido debido a su incapacidad de adaptarse y transformarse

Frente a este panorama, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), miembro del Grupo del Banco Mundial, lanzó el IFC DigiLab, un programa orientado a ayudar a las instituciones financieras de América Latina y el Caribe a acelerar sus estrategias digitales para hacer frente a las expectativas de sus clientes. Asimismo, el DigiLab busca que las instituciones financieras sean capaces de aprovechar y responder a las tecnologías emergentes en el mercado para lograr dos objetivos: expandir sus negocios y promover la inclusión financiera.

El DigiLab ayuda a líderes en el sector financiero a desarrollar el conocimiento y habilidades necesarias para entender el impacto de la banca digital emergente, evaluar oportunidades y establecer alianzas con firmas de tecnología que colaboren en la ejecución de la transformación digital. Los participantes están inmersos en discusiones presenciales, visitas a laboratorios de innovación, talleres de transformación, participación en una plataforma en línea de aprendizaje colaborativo y conferencias regionales sobre nuevas tendencias en finanzas digitales.

El programa abarca 11 semanas de trabajo, tres de ellas presenciales. La primera semana presencial se realizó en Bogotá (Colombia), la segunda comenzó el 9 de julio en Ciudad de México, y la tercera tendrá lugar en Sao Paulo (Brasil).

La semana del DigiLab en México enfocó a las instituciones participantes a repensar su modelo operativo, cultura, gestión del cambio, recursos humanos y la arquitectura de TI con el fin de identificar brechas y formular iniciativas puntuales en las que deben trabajar para cumplir su visión digital. Otro componente importante fue lograr un amplio entendimiento de las tecnologías emergentes (open banking, APIs, inteligencia artificial y analítica de data, entre otras) para priorizar cuales pueden ayudarles a transformarse de manera más eficaz.

jueves, 12 de julio de 2018

supermercados


El futuro de supermercados a través de Internet


FORBES- 13 de julio de 2018
Hoy en día la tecnología para comprar online productos de supermercado integra robótica, aprendizaje automatizado, ciencia de datos y sistemas de enrutamiento para retailers.

En México, realizar las compras del supermercado a distancia se ha vuelto cada vez más común, las principales cadenas de autoservicio cuentan con la opción de hacer el pedido en línea o por vía telefónica con una entrega a domicilio que se puede concretar en cuestión de unas horas o con una fecha programada, adicionalmente ofrecen la posibilidad de realizar el pago anticipadamente en línea a través de tarjetas de débito o crédito, o al momento de la entrega con tarjeta o efectivo. Asimismo, permite que los clientes realicen el registro de una lista con los productos comprados habitualmente para agilizar el proceso de selección y confirmación de orden para una compra futura.

No es fortuito que en México las grandes cadenas de autoservicio como Chedraui, HEB México, Walmart (Superama), entre otras, destinen hoy recursos e inversiones para potencializar sus áreas de e-commerce con un gran foco en el desarrollo de la compra del súper en línea o generen alianzas con APPs, como es el caso de Cornershop, que ofrece entregas en una hora, en siete ciudades del país, y habilitando la opción de pago con tarjeta de vales de despensa.

Sin duda, día a día son más los consumidores que prefieren realizar sus compras de supermercado en línea, optimizando sus tiempos y evitando desplazarse personalmente a la tienda para realizar la búsqueda de cada uno de los productos que requiere. Sin duda es entendible por qué está ganando mayor fuerza, así como la imperante generación de nuevas estrategias de procesamiento y atención al cliente que permitan mejorar la experiencia de compra del usuario, pero ¿conocemos cuál es el alcance de estas innovaciones?

 

Actualmente existe tecnología que lleva a la compra del supermercado en línea a otro nivel; como lo ha hecho el supermercado británico Ocado Group, quien ha desarrollado robótica la cual implementa aprendizaje automatizado (Machine Learning), ciencia de datos, simulación y sistemas de enrutamiento para retailers y que debido al enorme éxito que ha tenido ya ha comenzado a ser adoptada por otras grandes tiendas de comestibles del Reino Unido, Francia y Canadá. Su tecnología consiste en un almacén automatizado de tres pisos de altura del largo de tres campos de fútbol formado por una cuadrícula con una capacidad de hasta 250,000 espacios de almacenaje; sobre su superficie trabaja una flota de 1,100 robots haciendo hasta 2 millones de cálculos de rutas por segundo y moviéndose a 4 metros por segundo; dichos robots recogen cajas de cada fila y las envía a estaciones de recolección donde se compilan los pedidos de los clientes. De acuerdo con datos de Ocado Group, el procesamiento automatizado permite que una orden promedio de 50 artículos tome 5 minutos en armar y empaquetarse; por lo que gracias a ello son procesadas 280,000 órdenes a la semana de 645,000 clientes con una precisión del 98.9%.

Otra de las importantes funciones del procesamiento de aprendizaje automático es que detecta cancelaciones de órdenes a través de correos electrónicos o llamadas telefónicas, evitando que continúe el proceso de compra y permitiendo que los artículos queden disponibles a la venta dentro del inventario, evitando cualquier merma, sobre todo de productos perecederos. Estas mejoras tecnológicas no sólo se centran en hacer más rápido y eficiente el proceso de generación de orden, sino que buscan generar al consumidor una experiencia de compra positiva en un sentido global; los procesamientos de Machine Learning detectan el contenido de correos electrónicos y los clasifica según necesiten una respuesta o no y prioriza el orden de aquellos que necesitan ser atendidos urgentemente.

Es emocionante la rapidez con la que se ha conseguido tener avances tecnológicos en materia de comercio electrónico, que continúan enriqueciendo el ecosistema digital y proponen nuevas soluciones y beneficios para los usuarios.