https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

viernes, 13 de septiembre de 2019

Futuro del capitalismo


 Futuro del capitalismo y el Business Roundtable



FORBES- 13 de septiembre de 2019
El reciente compromiso de la U.S. Business Roundtable puede ser un parteaguas en el capitalismo y refuerza el impacto de las empresas en la creación de bienestar y combate a la pobreza.

En los últimos días de agosto, la U.S. Business Roundtable, que es la asociación o cámara industrial que reúne a las empresas más grandes y más poderosas de Estados Unidos, emitió un comunicado que puede ser un parteaguas en la historia del capitalismo, sobre todo ante los claros descontentos y deficiencias del capitalismo en términos de la solución de la pobreza y de la desigualdad, los episodios de populismo alrededor del mundo y de protestas contra el sistema, como una clara reacción a esa insatisfacción social.


En un documento firmado por más de 180 directores y presidentes de consejos de estas empresas, el Business Roundtable planteó un compromiso para que el propósito de sus empresas, que solo había sido el crear valor para los accionistas o shareholders-, se extendiera a crear valor para todos sus stakeholders, esto es, para todos aquello o todas las partes con interés en las empresas.

Y mencionan específicamente a sus clientes, para ofrecerles mayor valor y exceder sus expectativas; a sus empleados, para invertir en ellos, iniciando con una compensación justa y darles todo tipo de beneficios; así como también a sus proveedores y las comunidades en las que operan.

Su propuesta parte de una declaración de principios, manteniendo que los estadounidenses merecen una economía que les permita tener una vida con sentido y dignidad a través de su trabajo y creatividad. Y sostienen la creencia de que el sistema de libre mercado es la mejor forma de generar buenos empleos, una economía fuerte y sustentable, innovación, un ambiente sano y oportunidades económicas para todos.

En principio es una declaración y un compromiso para que el valor sea compartido; se puede pensar en un cambio importante no solo en los términos de la distribución del ingreso, en el que participan empleados, gobiernos, etc., sino en términos de ofrecer productos de mejor calidad a los clientes y cuidar a los proveedores. Una oferta de valor para todos los vinculados con la empresa y por lo tanto una mejor comunidad, un mejor país.

Finalmente, con esta promesa podría cumplirse el sueño de una sociedad innovadora, productiva, y participativa, una democracia liberal occidental.

Tal vez, si esto sucediera, la tesis de Francis Fukuyama propuesta en “El fin de la Historia y el último hombre” (1992), donde dice que “podríamos estar viendo…  el punto terminal de la evolución de la ideología de la humanidad, y la universalización de la democracia liberal occidental, como la forma última de gobierno”, podría suceder. Pero no ha sucedido y esta democracia capitalista liberal occidental se encuentra de una forma u otra, cuestionada y en crisis. En ese famoso trabajo, Fukuyama también mencionaba, para ser justos, en la parte de “Last Man”, que era el final del título de su trabajo, que había algunas amenazas potenciales a dicha democracia.

Casi sinónimo de su “democracia liberal occidental”, desde el punto de vista económico, es el capitalismo, como sistema de producción y de distribución del producto y del ingreso. Evidentemente, desde antes de 1992 y más claro ahora, los efectos de la “libre competencia” y los mercados sin regulación, han mostrado una continua y más acelerada concentración de la producción y de participación en los mercados, con las consecuencias inherentes de sistemas oligopólicos y monopólicos. Un importante deterioro en la distribución del ingreso y ciertamente del producto, de los servicios y del acceso a salud y educación. Los fenómenos de populismo, como Brexit, el discurso del presidente Trump, la variedad de los casos latinoamericanos, Rusia, Polonia, Turquía, Hungría, Italia, son claramente resultado de una incapacidad del capitalismo por resolver la calidad de vida y ofrecer proyectos de vida a la población.

La distribución del ingreso y por supuesto de la producción, al contrario de lo que se podría esperar con la innovación, el avance tecnológico y la comunicación, se han ido deteriorando sistemáticamente. Los países de la OCDE, a través de su recaudación y de su gasto público logran reducir el coeficiente de Gini, la desigualdad, de manera importante (20 puntos en promedio), que es muy bueno, pero no suficiente. Los países latinoamericanos, en cambio, apenas logran una reducción de 2 o 4 puntos. Una reducción insuficiente. Es cierto que también se explica por la existencia de administraciones y gobiernos irresponsables y corruptos.

El compromiso de esta poderosa asociación americana de empresas podría efectivamente afianzar la democracia liberal occidental en una economía de libre mercado, pues estas entidades con su inversión y con el empleo formal, la innovación, la responsabilidad social, el cumplimiento y el impulso de mejores ambientes dentro y fuera de sus empresas, tienen la capacidad de generar un impacto en todos sus stakeholders, no solamente en Estados Unidos, sino en el mundo.

Guerras comerciales


 Guerras comerciales y desaceleración económica



FORBES- 13 de septiembre de 2019
Un posible agravamiento en la guerra comercial entre Corea del Sur y Japón puede generar un gran impacto negativo en una economía mundial que se está ralentizando semana a semana

La prensa económica internacional viene hablando desde hace meses de forma continua de los efectos que la guerra comercial entre China y Estados Unidos están teniendo sobre la economía mundial. La magnitud de esta guerra comercial es enorme habida cuenta que estamos hablando de las dos mayores economías del mundo y que sus ramificaciones afectan a muchos otros Estados con la que estos dos gigantes están económicamente entrelazados. El final de esta guerra aún es incierto, pero lo que sí que resulta evidente en este momento es que, por una parte, está contribuyendo a detener el motor económico mundial y, por otra parte, está mostrando al mundo una nueva forma de dirigir las relaciones internacionales. Esta nueva forma de conflicto que podíamos denominar “Tripiana” o de utilización del comercio como arma en las batallas diplomáticas constituye un modelo inspirador para otros líderes mundiales.


En el mes de julio comenzó otra guerra comercial, de la que no se habla tanto en la prensa, pero cuyos efectos también pueden ser muy negativos para ese motor económico mundial que se está deteniendo. Me estoy refiriendo a la guerra comercial entre Japón y Corea del Sur, dos economías que sin ser tan importantes como las de China o Estados Unidos, presentan una relevancia en el comercio mundial de primera magnitud. Este conflicto que amenaza las cadenas de producción globales viene a poner de manifiesto que la manera “trumpiana” de lidiar con las relaciones económicas se está abriendo paso en la geoeconomía mundial.

El inicio de esta guerra comercial tiene su primer hito en el mes de julio cuando el gobierno japonés limitó el acceso a Corea del Sur de tres materiales de alta tecnología: la poliamida fluorada, los fotoprotectores y el fluoruro de hidrógeno que son esenciales para la industria de chips semiconductores coreanos. Para poner en contexto lo que esto significa baste señalar que Japón produce el 90% de estos compuestos y que Corea produce el 60% mundial de los chips de memoria. Por todo ello, una guerra comercial bilateral con estas bases genera un cuello de botella de primer orden para todo el mercado mundial de productos digitales.

El origen de esta guerra comercial tiene su arranque en un motivo histórico y que no es otro que la ocupación japonesa de la península coreana en la primera mitad del siglo XX. La presencia japonesa en Corea dejó dos heridas profundas que todavía no se encuentran cerradas. La primera, es el de las mujeres empleadas como esclavas sexuales conocidas bajo el eufemismo de “mujeres de confort” por parte del ejército japonés y, en segundo lugar, a la realización de trabajos forzados por parte de hombres coreanos en beneficio de grandes empresas japonesas.

A finales del 2018 la Corte Suprema Coreana estimó que todas las víctimas de aquellos hechos podrían solicitar reparaciones. Esta sentencia causó un enorme malestar en Japón, ya que consideraba que el asunto estaba zanjado gracias a un acuerdo bilateral firmado en el año 1965 por el que ambos países restablecieron sus relaciones diplomáticas y que supuso una contraprestación económica por parte del Estado japonés. Sin embargo, el gobierno coreano considera que ese acuerdo era un pacto entre Estados y que no resarcía a las victimas concretas de los abusos japoneses

Como consecuencia de esa sentencia y ante la negativa del gobierno coreano de paralizarla, el gobierno japonés reaccionó con las sanciones comerciales anteriormente citadas. Junto a ellas, Japón amenazó con eliminar a Corea de la lista de “países blancos” o países que reciben un tratamiento preferencial en materia de comercio. Esta medida sería de gran calado, ya que Japón nunca ha eliminado a ningún Estado de esa lista y además Corea es el único país asiático integrante de la misma. En este punto, Corea amenaza con llevar la disputa al seno de la Organización Mundial del Comercio y mientras tanto el gobierno de Tokio considera la posibilidad de elevar el caso a la Corte Internacional de Justicia si se diera el caso de que la OMC falle en su contra y que los activos de empresas japonesas en suelo coreano fueran expropiados.

Las sanciones han sido recibidas con furia en Corea y amplios sectores de su población han comenzado a organizar boicots contra los productos japoneses. Por su parte, los políticos japoneses también han elevado su retórica y retratan a Corea como un socio poco fiable. En definitiva, ninguno de los líderes políticos coreanos y japoneses cuentan con incentivos domésticos que favorezcan la resolución del conflicto, sino que más bien sus ciudadanos apuestan por su recrudecimiento.

Las sanciones japonesas golpearán a Corea de forma notable, ya que su industria depende de estas importaciones y será difícil para los productores surcoreanos de semiconductores encontrar otros productores alternativos. Esta otra guerra comercial presenta muchas derivadas y entre ellas supone un problema adicional para China, ya que sus empresas tecnológicas son muy dependientes de los productos intermedios coreanos. Si Corea no puede cubrir esta demanda, Pekín debería recurrir a la adquisición de productos estadounidenses y en estos momentos esa alternativa no satisface al gobierno chino.

Podemos concluir que esta nueva guerra comercial supone un nuevo freno en el motor económico mundial. Al mismo tiempo, pone en primera plana el auge de las políticas proteccionistas en un orden mundial globalizado que ha generado una enorme riqueza y progreso gracias, en gran parte, a ser un sistema basado en cadenas productivas en las que interactúan muchas economías. En la resolución de este tipo de crisis está en juego la arquitectura comercial mundial actual y no sólo las relaciones comerciales y diplomáticas de los dos países “contendientes”.

talento


 Un nuevo talento para prevalecer en el mercado



FORBES- 13 de septiembre de 2019
Las compañías requieren talento con amplio conocimiento tecnológico, pero deberán conocer las necesidades de cada área para saber qué cualidades aportarán los nuevos perfiles.

Hoy en día, la adopción de nuevas tecnologías exige diversos y poco convencionales perfiles. Y en este sentido, uno de los principales retos a vencer es definir, desde el interior de las compañías, las características que deben tener los nuevos colaboradores para alcanzar el principal objetivo empresarial: prevalecer en el mercado.


No es un secreto que, en el corto plazo, las empresas se enfrentarán –o ya lo están haciendo– a la escasez de talento, a pesar de que los esquemas educativos, prácticamente en todo el mundo, están evolucionando. Así, la edición mexicana de la Encuesta de CEO de PwC, afirma que para el 67% de las organizaciones es más difícil contratar a nuevo personal en su industria, debido al déficit de trabajadores calificados.

Sin embargo, esto no será el único reto que las empresas están enfrentando en la actualidad, puesto que también deben modificar y adaptar las características de sus perfiles laborales, al tiempo que redefinen sus roles, con base en las nuevas necesidades que la aplicación de la tecnología les pone de frente. Esta reconversión demandará talento sin miedo a la tecnología, digitalmente intuitivo, que constantemente busque ser innovador. Es decir, que piense diferente y salga del esquema estructural tradicional. Este es el talento que incrementará las oportunidades de éxito en un mundo disruptivo.

Allá por el año 1980, Giles Ste-Croix tuvo la visión de fundar lo que hoy conocemos como Cirque Du Soleil, un concepto muy lejano a lo que tradicionalmente ubicamos como espectáculo circense. Este tipo de genialidades son las que necesitamos buscar en el mercado. Incluso, como ha pasado en Estados Unidos, veremos que muchas organizaciones buscarán talento en el exterior para satisfacer sus nuevas necesidades.

Capacitar a los colaboradores, se antepone también como una de las acciones más importantes que llevarán a cabo las empresas, para cerrar la brecha entre el talento y las habilidades requeridas, como también mencionamos en nuestra pasada edición de encuesta aplicada a los CEO. En este sentido, no podemos ignorar la clara tendencia de la generación millennial: valorar tanto la capacitación técnica, como la que procura el desarrollo personal.

La tecnología, en sí misma, también se convertirá en una herramienta para identificar el tan ansiado talento. Ya existen algoritmos para detectar ciertas habilidades o capacidades en los candidatos en función de ciertas necesidades. Esto permite, incluso, eliminar sesgos naturales que existían en el proceso de selección, como: universidad de procedencia, domicilio y género, entre otros. Sin embargo, no debemos omitir la experiencia profesional de los expertos en procesos de reclutamiento y selección.

En todo este proceso el líder tiene un papel primordial, porque deberá ser lo suficiente humilde para reconocer que modelos anteriores deben cambiar, por muy efectivos que hayan sido. Este nuevo líder debe acercarse a su fuerza laboral para ser más sensible sobre las nuevas necesidades en cada una de las áreas de la empresa y comprender qué es lo que ha dejado de funcionar. Esto es un acelerador importantísimo en cualquier industria.

data analytics


 ¿Cómo elaborar data analytics de tus clientes?



FORBES- 13 de septiembre de 2019
En un mercado mundial en desaceleración, y cada vez más competitivo, son muchas la grandes organizaciones que están virando y poniendo en el centro de sus estrategias al cliente.

En muchos casos el cliente está reemplazando al producto como piedra angular en la toma de decisiones corporativas, tan es así, que podemos vislumbrar varios ejemplos de multinacionales “customer centric” que han revolucionado sus industrias. Apple, Starbucks o Inditex nos han demostrado que entender el comportamiento del consumidor, y adaptar la organización a él, es más rentable en el largo plazo.


Y es precisamente en ese cambio de paradigma donde el valor de los datos toma un rol predominante en el marketing actual.

Hace sólo una década, la principal fuente de información sobre el comportamiento del consumidor era la declarada, es decir, aquella que el cliente nos decía a través de encuestas, focus, paneles, etc. … Sin embargo, hoy disponemos de fuentes de datos que contienen información “honesta” sobre el comportamiento “real” de los consumidores.

Ahora, podemos entender lo que piensan/hacen con mucho más detalle y complementar el comportamiento declarado, con el comportamiento medido y el comportamiento social del cliente.

Entre más fuentes de datos estén a nuestra disposición, implica un mejor entendimiento del comportamiento de nuestro consumidor, y con ello, una mejor y más ágil toma de decisiones en los diferentes ámbitos de la empresa, desde la generación de producto hasta la microsegmentación de campañas de publicidad.

Sin embargo, es la gestión y explotación puntual de estos datos lo que está poniendo de manifiesto las dificultades asociadas al fenómeno del Big Data, como el que los datos no se encuentran en los mismos repositorios, dependan de distintas plataformas de software, información no actualizada o que no se relacionen entre sí y dificulte crear un “golden record” omnicanal del cliente.

Si te has sentido identificado con alguno de los casos anteriores es posible que tu organización esté aún acumulando datos en forma de “data lake”, es decir, un repositorio de datos estructurados y no estructurados, sin ningún preprocesamiento, guardando los datos en bruto, y sin esquema.

Esta falta de estructura hace que añadir nuevos datos a un data lake sea relativamente sencillo. Sin embargo, no va a permitirnos explotar la información del comportamiento del consumidor. Necesitamos convertir ese data lake en un data hub, es decir, una colección de datos homogeneizados, estructurados y estandarizados para su explotación a través de distintos modelos de analítica de datos descriptiva, predictiva y prescriptiva del comportamiento del consumidor.

Una vez que tenemos nuestro data hub podríamos formular distintas hipótesis de negocio y preguntar a los datos qué sucedió (analítica descriptiva), qué podría pasar (analítica predictiva) e incluso qué deberíamos hacer (analítica prescriptiva).

Entender las tres dimensiones del comportamiento del consumidor (declarado, medido y social), convertirlos en un data hub y finalmente explotarlos para explicar lo que pasó, lo que pasará o lo que deberíamos hacer, es sin duda un proceso complejo y lleno de obstáculos visibles e invisibles.

Por suerte existen varias metodologías probadas que nos ayudan a transitar por este camino evitando obstáculos y encontrando la mejor hoja de ruta en cada caso. Si bien, más de un tercio de las organizaciones utilizan metodologías propias, existen varios estándares que se pueden seguir en la implementación de un proyecto de data analytics sobre el comportamiento del consumidor, entre los que destacan: KDD (Knowledge Discovery in Databases), SEMMA (Sample, Explore, Modify, Model, and Assess) y CRISP-DM (Cross Industry Standard Process for Data Mining).

Por todo lo anterior, te dejo 4 puntos clave que debes considerar antes de iniciar la aventura de entender el comportamiento del consumidor:

Disponer de información del comportamiento declarado, medido y social.
Contar con un diagnóstico y timing para convertir tu data lake en data hub.
Seleccionar la metodología o mix de metodologías adecuadas en tu caso.
Contar con el expertise de analítica de datos dentro o contratarlo fuera.
Ahora que ya sabes cómo sacar provecho de los datos ¿estás listo para emplearlo en tus estrategias de marketing?

Alfabetización


 Alfabetización, una de las prioridades globales



FORBES- 13 de septiembre de 2019
Está probado que los proyectos educativos que buscan propiciar momentos de aprendizaje a lo largo de la vida son más efectivos que los programas paternalistas que entregan dinero.

Desde 1967, cada 8 de septiembre se llama a las naciones del mundo a tomar conciencia y acción en favor de la alfabetización. Este día se dedica a la lucha diaria que se realiza o se debe realizar para no dejar a nadie atrás.

En México, de acuerdo con las últimas cifras presentadas por el INEA (Instituto Nacional para la Educación de los Adultos) en el país hay 3 millones 704 mil 998 personas adultas que no saben ni leer ni escribir y pertenecen a sectores altamente vulnerables de la población como adultos mayores, personas con discapacidad, jornaleros agrícolas, indígenas y madres solteras.


De acuerdo con los estándares internacionales, México ya es un país libre de analfabetismo, pues el porcentaje de personas en esa condición está por debajo del 4% que establece Unesco desde diciembre de 2018 (tarea que tiene el mérito único de la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento al Rezago Educativo emprendida de 2012 a 2018). Sin embargo, México, al igual que muchos otros países del mundo sigue teniendo un reto importante, atender a la población indígena que sigue siendo altamente susceptible al abandono y la marginación.

Del total de personas adultas en situación de analfabetismo en México, 1.3 de millones hablan una lengua indígena y viven aún bajo los usos y costumbres de sus comunidades de origen.

Desde la creación del INEA, este se ha destacado a nivel internacional por el desarrollo de un Modelo de Educación para la Vida y el Trabajo (MEVyT) que en su versión bilingüe enseña en lenguas indígenas a los mexicanos mayores de 15 años los saberes y desarrolla competencias.

La comunidad internacional ha decidido poner a la alfabetización como una de la metas de desarrollo sostenible que además de garantizar un derecho humano, habilita a la persona para alcanzar las metas de equidad, igualdad y dignidad.

Los esfuerzos alrededor del mundo deberán estar encaminados para fortalecer los proyectos de sociedades inclusivas, solidarias, en las que los desafíos que impone el mundo globalizado, digitalizado y polarizado, se superen de forma más efectiva con ciudadanos libres de rezago educativo y preparados para desarrollarse en contextos multiculturales, multilingües y cada vez más diversos.

La Unesco, sigue en pie de lucha por un mundo en el que los proyectos de educación a lo largo de toda la vida sea el centro de las políticas públicas educativas. A través de sus iniciativas, países como México, han desarrollado a lo largo de los años programas de alfabetización de calidad, tendientes a la inclusión y con perspectiva de género.

Está más que probado que los proyectos educativos que buscan propiciar momentos de aprendizaje a lo largo de la vida son más efectivos que los programas paternalistas que entregan dinero a jóvenes y adultos; al desarrollar planes y programas educativos con un sentido de inclusión y largo plazo se fomenta el espíritu emprendedor que contribuye al desarrollo económico y fortalece los vínculos entre sectores industriales.

El Día de la Alfabetización debe servir también como detonante de la reflexión a nivel político y de gestión, al integrar de manera coherente los paquetes económicos con las políticas públicas que privilegien la educación y no el clientelismo ni las dádivas.

Tareas titánicas como las que conlleva abatir el rezago educativo y combatir el analfabetismo, deben ocupar un lugar prioritario en la planeación presupuestal para poder desarrollar planes de continuidad sin sesgos políticos y genuinos en el compromiso de empoderar y dignificar a través de la educación a quienes más lo necesitan pues el analfabetismo es una deuda histórica que se requiere con urgencia saldar.

el papel del periodismo


 La relación digital con los medios tradicionales



FORBES- 13 de septiembre de 2019
Quizás es comprensible que Facebook haya demostrado poco interés en formar asociaciones fuertes con editores de periódicos y revistas para fortalecer el papel del periodismo.

No es una sorpresa que, recientemente, en las plataformas digitales estemos experimentando cambios con relación al suministro de noticias, los cuales representan un profundo impacto en los medios tradicionales, particularmente en los periódicos. Entre las iniciativas se encuentran: reducir significativamente las noticias y otros contenidos publicitarios; iniciar encuestas de confiabilidad para suministrar contenido de fuentes creíbles; y destacar las noticias locales sobre las nacionales.


Como resultado de estos cambios, los periódicos seguramente verán una disminución considerable en el tráfico de referidos, lo que a su vez conducirá a un menor tráfico al sitio web. Así mismo, y según mediciones de Facebook, el tiempo dedicado a dicha plataforma digital disminuyó en un total de 50 millones de horas al día en el cuarto trimestre de 2017. Casi la mitad de los usuarios en línea reciben noticias de Facebook en forma de FB articles o enlaces a sitios web, que generan tanto tráfico digital como ingresos publicitarios para los periódicos.

A medida que los usuarios de Facebook pasan menos tiempo en la plataforma y ven menos contenido de los editores en su feed de noticias, es probable que los periódicos vean una disminución del tráfico e ingresos. Dichos descensos deberán compensarse con un aumento en el tráfico directo o de búsqueda, lo cual no será fácil. Y dado que la mayoría de los periódicos ya han maximizado sus esfuerzos en el alcance del tráfico directo, la pérdida del tráfico referido puede ser irremplazable.

Para muchos periódicos que dirigen el tráfico de Facebook a sus propios sitios web, estos cambios pueden tener un impacto importante en sus ingresos, ya que será difícil evitar las implicaciones ante la reducción de tráfico, el cual afectará directamente a las ventas prospectas.

Este último cambio de Facebook podría ser otro golpe a los ingresos publicitarios digitales de los periódicos porque la visualización y la búsqueda pueden continuar disminuyendo. Facebook se ha beneficiado, por mucho tiempo, del uso de contenido periodístico para impulsar el compromiso social, la inclusión y el activismo. En esa medida, es posible que Facebook tenga que revertir su táctica de priorización de noticias si el tiempo que pasan los usuarios continúa disminuyendo. Pero al final de día, esto realmente no importa, ya que los precios de los anuncios seguirán disminuyendo. Quizás es comprensible que Facebook haya demostrado poco interés en formar asociaciones fuertes con editores de periódicos y revistas para fortalecer el papel del periodismo de cara a diferentes audiencias digitales.

Este tipo de plataformas digitales son, indudablemente, un canal poderoso que contribuye a la visibilización del contenido y a fortalecer agendas mediáticas robustas. Indiscutiblemente el rol de los principales periódicos es proporcionar contenido creíble y que pueda traducirse en una cooperación mutua beneficiosa que beneficie al medio y a la esfera digital.

En esa medida es una responsabilidad de los periódicos, y muy pronto de las revistas, mirar más allá de la publicidad digital como su caballo de batalla y líder en la estrategia de generación de ingresos digitales y, más bien, establecer un relación con sus usuarios como suscriptores pagos.

ser selectivos


 La necesidad y la trascendencia de ser selectivos



FORBES- 13 de septiembre de 2019
Hay una necesidad que estamos olvidando por la multiplicidad de opciones que se nos presentan: la necesidad de ser selectivos que se traduce en logros concretos.

Hemos sido muy afortunados, a estas generaciones nos ha tocado vivir en una época gloriosa en la que podemos aprovechar —como nunca en la historia— oportunidades y detectar posibilidades. El entorno hace que las opciones se nos desborden y hay tantas cosas que podemos hacer, tantas alternativas que tenemos a disposición para elegir que nuestra capacidad de decisión se puede nublar ante la diversidad de elecciones. De hecho, estamos enfrentando tantas cosas buenas que al contrario de lo que podríamos pensar, el factor decisivo se nos complica. ¿Qué elijo? La mayoría de las personas se sienten abrumadas: tienen una multiplicidad de cosas por hacer y tiempo limitado para concretarlas.

Es un hecho, la mayoría de las personas se sienten desbordadas. Son demasiadas tareas y poco tiempo para llevarlas a cabo. ¿No nos repetimos constantemente que querríamos que el día tuviera más de veinticuatro horas? Luchamos acabar con las tareas domésticas y profesionales, por leer las noticias y las novedades. No dejan de surgir como olas, nuevas tareas y responsabilidades. Sentimos que jamás lograremos ponernos al día y que siempre estaremos atrasados, incluso si tenemos ayuda.


Por eso es tan relevante ser selectivos. Necesitamos entender que lo importante no es empezar una infinidad de proyectos sino terminarlos bien. Elegir adecuadamente implica ser capaces de seleccionar aquello que tendrá mayor impacto y posibilidades de ser finalizado con éxito. Para ello, debemos de conocer bien cuáles son las competencias con las que contamos para poder desarrollar una idea, transformarla en un proyecto que pueda llevarse a buen puerto.

No es tan difícil. Una persona promedio que desarrolla el hábito de establecer con claridad sus prioridades para completar tareas importantes superará a un genio creativo e innovador que está ideando maravillas que no consigue completar. Esto es una verdad del tamaño del planeta. Recientemente, una persona que asistió a una plática en la que me tocó ser ponente me recomendó un libro con un título muy simpático: “¡Tráguese ese sapo!”, de Brian Tracy. La propuesta me resultó interesante.

Tracy plantea que un sapo es una tarea mayor e importante que tendemos a postergar y es una actividad que de hacerla rápido y bien, traerá efectos positivos en el presente y en el futuro. Propone la siguiente regla: “Si tiene que tragarse dos sapos, tráguese primero el más feo”. En otras palabras, lo que el autor quiere decir es que, si tenemos delante un par de tareas importantes, deberíamos empezar por la mayor y por la más dura. Sostiene que al disciplinarse para empezar inmediatamente con lo más difícil y perseverar hasta completarla, haremos un hábito de terminar una cosa antes de iniciar la siguiente. En segundo lugar, Tracy dice que “si tiene que tragarse un sapo vivo, de muy poco sirve sentarse a contemplarlo mucho rato”.

Efectivamente, la clave para alcanzar altos niveles de rendimiento y productividad es desarrollar hábitos perdurables para enfrentar la tarea principal cada mañana. Si tenemos la costumbre de tragarnos el sapo antes de hacer cualquier cosa, sin estar dándole vueltas al problema, en vez de contemplarlo, lo resolveremos.

El hábito se traduce en algo sencillo: deja de hacerle al cuento y ponte a hacer lo que debes. Para usar un lenguaje más actual, tragar sapos es algo así como orientarnos al logro. Conseguir resultados relevantes se destaca como una conducta visible y congruente que abarca más allá del terreno profesional, a la vida en forma integral de una persona. Va desde arreglar los cajones del clóset hasta ordenar la cubierta del escritorio, empieza con manejar un auto limpio y continua con la concreción de proyectos que han estado durmiendo el sueño de los justos y que urgen.

En nuestro mundo en general y en el terreno profesional en particular, nos pagan y nos promueven por lograr resultados concretos y medibles que se traduzcan en una contribución valiosa. Para ello hay que estar enfocados y entender la necesidad de ser selectivos. Sin embargo, recientemente se ha puesto de moda decir que debemos ser multitaskers, nos han hecho creer que podemos y debemos de traer miles de bolas entre manos y ser como los malabaristas del circo que pueden estar actuando en tres pistas al mismo tiempo mientras hacen girar pelotas en el aire.

Con tristeza, podemos comprobar que en muchas ocasiones las bolas terminan en el suelo y la gente confundida. El fracaso en la ejecución es el mal que se padece cuando la gente confunde el logro con la actividad. Creen que pueden estar en una reunión mientras chatean por teléfono y redactan un informe. Desde luego, ellos terminan haciendo nada o peor aún, ejecutando mal todo. Así no se consiguen los resultados requeridos.

Nuestros viejos nos dijeron con gran sabiduría que el éxito en la vida y en el desempeño profesional está determinado por la clase de hábitos que desarrollamos. Poner atención es de máxima importancia ya que esto nos lleva a establecer las prioridades en forma adecuada. Los beneficios son de amplio espectro. Cuando entendemos la necesidad de ser selectivos, superamos las indecisiones y encaramos las tareas en forma más efectiva poniendo todas nuestras habilidades mentales y físicas al servicio de aquello que debemos realizar.

Por el contrario, cuando estamos haciendo dos o más cosas al mismo tiempo, no hacemos una cosa ni la otra. Me ha tocado estar en reuniones en las que los asistentes están enfocados en la pantalla de su teléfono o de su computadora sin poner atención en lo que se está comunicando. Evidentemente, el desempeño de estos equipos de trabajo se ve mermado porque después están preguntando aquello que ya se les había explicado.

Si somos selectivos quiere decir que somos personas capaces de elegir aquello que será mejor. Por lo tanto, se podrá decidir si es mejor atender lo que me dicen en una pantalla o lo que me están explicando en una reunión. Es mejor guardar el teléfono y enfocarse o decidir no ir a la junta y atender la urgencia telefónica que tratar de hacer dos cosas y terminar sin hacer nada. Ser selectivos requiere disciplina para focalizarse y concentrarse. Una persona que entiende esta necesidad y ejerce esta opción demuestra determinación, orden, dominio y capacidad de decisión. ¿No es esa una buena fórmula de éxito?

Los seres humanos tenemos una capacidad virtualmente ilimitada para aprender y desarrollar virtudes, habilidades y hábitos. Seleccionar de entre las buenas, las mejores puede llevarnos a elegir el carril en el que se puede avanzar más rápido y así pisar el acelerador a fondo. Pero, una a una: escogiendo lo que es relevante. Priorizando. Para ser un profesional efectivo debemos entender la necesidad de ser efectivos. Si no, podemos terminar como el payaso de circo que tiró las pelotas en todas las pistas.