https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

sábado, 22 de septiembre de 2018

experiencia del cliente


 Las audiencias demandan una mejor experiencia



FORBES- 22 de septiembre de 2018
Las empresas de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones desarrollan modelos de negocios que buscan responder a los requerimientos específicos de contenido que consumen sus usuarios.

La experiencia del cliente tiene un gran peso en las decisiones de compra, particularmente en México. De acuerdo con Consumer Intelligence Series, de PwC, el 45% de los consumidores mexicanos no volvería a interactuar con una marca si su primera experiencia es mala. Cabe destacar que esta cifra supera en 13 puntos porcentuales el promedio global (32%).

Entendemos la experiencia del cliente como el impacto agregado de cada interacción que un individuo tiene con un producto, el servicio, las soluciones y los mensajes de una marca. Puede ser una expresión natural de quiénes son y del valor que entregan.

Las experiencias satisfactorias de los clientes se convierten en beneficios para las compañías, como mayor lealtad del consumidor a la marca, más apertura para compartir información, y la adopción de nuevos productos y servicios.


Un claro ejemplo de cómo la satisfacción del cliente es un parteaguas en la industria del entretenimiento es el Video on Demand. Durante el Siglo XX prevaleció la transmisión programada en la televisión, con un modelo de negocio basado en los horarios con más audiencia. Con la entrada de los sistemas de Video on Demand, el público ya no tiene que ver lo que ofrezca una cadena de TV abierta o esperar por su programa favorito; ahora ve el contenido que quiere a la hora que lo desea.

Las compañías tienen el reto de aprender nuevas capacidades y dar valor más allá del producto. En el caso de las empresas de medios en México, solamente el 38% se considera por delante de otras industrias para entregar experiencias innovadoras, de acuerdo con el estudio de PwC.



Invertir en tecnología y confianza

Para las compañías de medios y telecomunicaciones, la inversión en tecnologías les ayudará a alcanzar dos objetivos vitales: el primero es conocer mejor a las audiencias para entregarles contenido de calidad; mientras que el segundo propósito es mantener y fortalecer la confianza de los consumidores en la marca.

En el Global Entertainment & Media Outlook (GE&MO) 2018-2022 de PwC, hay ocho tecnologías esenciales que las empresas deben adoptar. Estas son: inteligencia artificial, internet de las cosas, blockchain, realidad aumentada, realidad virtual, impresión 3D, drones y robots.

Indudablemente, la inteligencia artificial sobresaldrá entre las demás tecnologías. Un ejemplo de ello es el algoritmo de Netflix, que da recomendaciones personalizadas y así aumenta el nivel de satisfacción del consumidor.  También se obtiene una segmentación mucho más minuciosa de la audiencia, con la que los anunciantes llegarán al público objetivo.

Entre 2013 y 2017, los ingresos por publicidad en internet fijo y móvil en México crecieron 206%, hasta 1,200 millones de dólares (mdd), y estos ingresos aumentarán a una tasa anual de 11.8% en los próximos cinco años hasta superar los 2,100 mdd, de acuerdo con proyecciones del GE&MO.

La confianza es un reto en común de todas las industrias, pero en entretenimiento y medios es crucial, debido a la creciente importancia de los datos, su uso, acumulación, intercambio y seguridad. Las empresas deberán demostrar que son eficaces en todas estas tareas y que el público puede estar seguro que sus datos se manejan adecuadamente.



Convergencia 3.0 y sus retos

En GE&MO también hablamos de la Convergencia 3.0. Este concepto se refiere al proceso en el que las compañías de tecnología, medios y telecomunicaciones hacen sinergias para competir en un nuevo panorama dominado por la conectividad y las plataformas digitales. Ante estos cambios, algunos de los jugadores más relevantes han optado por las fusiones y adquisiciones.

Estos movimientos estarán bajo el escrutinio público y de los reguladores, debido a la importancia estratégica que tienen estos sectores. Otro tema regulatorio importante es el fin de la neutralidad de la red en EU, la cual tendrá un impacto directo en el modelo de negocio de los operadores de telecomunicaciones.

En esta nueva convergencia, los jugadores del sector se transforman en compañías tecnológicas que entregan contenido de calidad y experiencias satisfactorias a los clientes.  Además, es una oportunidad para reforzar los vínculos con las audiencias y demostrarles que hacen lo correcto.

Apple


 Cómo llegó Apple a ser más grande que el PIB de 183 países



FORBES- 22 de septiembre de 2018
Parecería ingenuo que en México se pudiera desarrollar una empresa como Apple; sin embargo, existe evidencia esperanzadora.                   

  Hace unas semanas, el día 2 de agosto, Apple se convirtió en la primera empresa en alcanzar un valor de mercado de 1 trillón de dólares, en nomenclatura anglosajona, que equivale a un billón en el mundo hispano (1,000,000,000,000).

El sólo hecho de alcanzar un valor, por alto que sea, no representa un factor relevante para las actividades de una firma, ni para los fundamentales que mueven el precio de sus acciones en el largo plazo. Sin embargo, cuando se alcanzan objetivos identificados con puntos de referencia, como éste, es importante dar un espacio a la reflexión.

¿Cómo llega una empresa a ser más grande que el PIB de 183 países, de los 199 cuya información posee el Banco Mundial? Apple es más grande, por ejemplo, que la economía de países como Suecia, Argentina, Suiza, Arabia Saudita, Países Bajos o Turquía.

En el mundo se venden 395 iPhones por minuto. Este producto ha sido la principal palanca de crecimiento para la compañía: genera, por sí solo, el 56% de las ventas de Apple, o el equivalente a 1.3 veces las ventas de todo Google.


El iPhone representa únicamente el 15% de los smartphones vendidos a nivel mundial. Gracias a que los consumidores están dispuestos a pagar un precio mayor por este dispositivo, Apple se queda con alrededor de 8 de cada 10 dólares de utilidades que se generan por la venta de smartphones de cualquier marca. Se estima que la mayoría de los productores no son rentables y sólo Apple y dos empresas más (Samsung y Huawei) generan ganancias vendiendo estos dispositivos.

Pero, además, Apple tiene 1,300 millones de dispositivos activos en el mundo: iPhone, iPad y Mac, entre otros; y tanto su éxito actual como su promisorio futuro tienen mucho que ver con la integración que existe entre sus diferentes productos y servicios. Para entender la dimensión de lo que representan estos negocios, podemos compararlos individualmente con otras empresas. Por ejemplo, las computadoras Mac generan ventas ligeramente superiores a las de Starbucks, y la división de Servicios de Apple vende el equivalente a lo que las empresas mexicanas Bimbo, Coca-Cola Femsa, Grupo Carso y Chedraui juntas.

Junto con el iPhone, Steve Jobs es el gran responsable del éxito de Apple. Este hijo de un inmigrante sirio, dado en adopción a una pareja de clase media, se convirtió en uno de los emprendedores más emblemáticos en la historia y, con sus productos, sin duda, cambió nuestra forma de informarnos y relacionarnos, y hasta de cómo producimos.

Siempre he insistido que, en buena medida, el éxito de la política económica y social de un país se puede ver reflejado en las facilidades para que en éste se desarrolle un genio emprendedor como Jobs, sin importar en qué familia pueda nacer. En este indicador, nuestro México queda mucho a deber.

No puedo pensar en alguien que no quisiera ver un caso de éxito como Apple en su país. Más allá de la enorme riqueza que genera este tipo de empresas, es evidente que sólo en un terreno fértil que cuente con innovación, Estado de derecho, competencia y pluralidad, entre otros, pueden germinar ideas en estas dimensiones.

Ahora que estamos por iniciar una nueva administración, ¿qué tipo de políticas públicas deberían impulsarse para que, en algunos años, tengamos casos de éxito como el de Apple? ¿Cómo percibe la sociedad el fracaso cuando un emprendedor no logra salir adelante?

Hoy parecería muy ingenuo pensar que en México se pudiera desarrollar una empresa como Apple; sin embargo, existe evidencia esperanzadora. Tal es el caso de Corea del Sur, una economía que, hasta hace poco, era comparable con México, que hizo la tarea para generar las condiciones para que empresas de este tipo surgieran y, así, impulsar el desarrollo económico a través de la inversión en investigación y desarrollo de tecnologías.

El caso más emblemático es Samsung, empresa que, gracias a la venta de su tecnología (principalmente pantallas y procesadores) gana 110 de los 1,000 dólares que Apple obtiene por la venta de cada iPhone X. Podríamos empezar por ahí.

jueves, 20 de septiembre de 2018

reputación personal


 Facebook y los sistemas de reputación personal



FORBES- 20 de septiembre de 2018
Cuando una persona reporta un contenido, Facebook también evalúa que tan confiable es el usuario para decidir si la publicación continua o no.
El caso Cambridge Analytica, las toneladas de noticias falsas interfiriendo en los procesos electorales y los mensajes de odio enviados de forma masiva, han hecho que la confianza en Facebook no atraviese por su mejor momento.

Luchar contra las noticias falsas no sólo es complicado en el sentido tecnológico, puesto que la plataforma funciona en modo autoservicio, en el que prácticamente cualquier persona puede hacer una campaña publicitaria de cualquier índole y de forma anónima; también en el ámbito cultural, ya que muchas veces los usuarios descalifican información real por ir en contra de sus propias creencias.

Por ello, la plataforma decidió implementar un sistema de reputación de los usuarios para evaluar que tan confiables son y cómo califican las noticias y los contenidos que comparten. Dicho sistema, le permite a Facebook saber si una persona puede compartir contenido falso o, por el contrario, calificar como spam contenido legítimo porque no coincide con su ideología.

Así, cuando un usuario reporte un contenido, también será evaluado para saber qué tan confiable es la consigna.


Esto le ayudaría a Facebook a establecer criterios que permitan reconocer el comportamiento de los usuarios ante los contenidos que comparten con el fin de evitar que un contenido legítimo deje de circular porque un grupo de personas con poca credibilidad lo ha calificado mal o a detener información falsa que ha sido compartida por usuarios con una calificación baja.

En una entrevista realizada con The Washington Post, Tessa Lyon, product manager de la compañía y a la vez encargada de combatir la desinformación digital, explicó que el sistema otorga una calificación a los usuarios que va de 0 a 1 dependiendo del grado de confiabilidad que tengan.

“Si la gente sólo reportara lo falso, entonces el trabajo sería mucho más sencillo, ya que todo el tiempo los usuarios denuncian aquello con lo que no están de acuerdo”, explica Lyon en la entrevista.

No obstante, existe una gran opacidad al respecto, puesto que no queda claro cuál es el fin de la evaluación, qué elementos intervienen en la escala, ni quién tiene acceso a ella, ni con qué otros indicadores se cruzan para obtener información. Al parecer, se trata de una métrica que recopila el comportamiento de los usuarios y trata de estudiarlos, más que una batalla contra la desinformación.

Las críticas no se hicieron esperar, ya que Lyon se apresuró a decir que se encuentra lejos del sistema de credibilidad social que funciona en China. Dicho sistema recopila información del comportamiento digital de las personas, aunque también lo hace de sus cuentas bancarias, de la religión que profesa, de los socios comerciales y de múltiples factores que no han sido revelados.

La manera en la que funciona el sistema desarrollado por el gobierno chino es misteriosa, ya que no queda claro si se trata sólo de agencias gubernamentales o bien, si hay una colaboración entre plataformas privadas dedicadas al análisis de big data.

De acuerdo con la información disponible, el sistema crea un puntaje de reputación que premia o castiga a los ciudadanos de acuerdo con los estándares gubernamentales. Así, una persona con baja reputación no será admitida en los colegios de excelencia, tampoco se le permitirá viajar dentro o fuera de China, ni obtener ciertos puestos de trabajo o bien, la velocidad de acceso a la red puede ser disminuida.

Si bien el sistema de calificación de la reputación personal de Facebook funciona al reportar contenidos, no queda claro qué es lo que califica y de qué manera podría incidir sobre la vida digital de las personas. Al final, la confiabilidad de una persona no puede reducirse a un conjunto de algoritmos.

experiencia del cliente


Se debe revolucionar la experiencia del cliente



FORBES- 20 de septiembre de 2018
Los líderes de la venta al detalle de hoy están simplificando la experiencia del cliente al reducir la fricción en el camino hacia la compra. Walmart acaba de anunciar la compra de Cornershop Inc.

Mientras que los analistas han proclamado la muerte de la venta minorista como la conocemos, una serie de titulares dan una idea de hacia dónde se dirige la industria: las cifras de las festividades que se aproximan, como El Buen Fin, Black Friday y demás, año con año han roto record máximos de venta en línea. Incluso y después de años de posponerlo, Nike decidió jugar también y abrió una tienda en Amazon mientras que Walmart ha estado en una juerga de compras desde hace un par de años. No son nuevas noticias, pero el comercio en línea continúa creciendo en participación incluso en categorías que nunca hubiéramos considerado.

La gran carrera minorista para estar omnipresente está en marcha. Las empresas digitales están elevando sus banderas en ubicaciones físicas, mientras que las tiendas físicas tradicionales están luchando para escalar sus esfuerzos digitales. Tal como está hoy, hay líderes fuertes en cada dominio respectivo. La pregunta del billón de dólares es: ¿habrá uno que gobierne de manera suprema en ambos?

Evolucionar o morir

Al analizar el panorama detallista, las empresas están navegando por el equilibrio de las nuevas tendencias y los pilares en el comportamiento del cliente. Reconozcámoslo, como compradores, nuestras expectativas nunca habían sido más altas. Queremos nuestros productos o servicios cuando queramos, donde sea que estemos, personalizados para nosotros y al precio que deseemos.


Como resultado, estos son los tiempos más desafiantes que el minoristas haya visto. El precio más bajo sigue siendo un factor clave en la elección del cliente, pero al parecer está en riesgo, ya que está creando una carrera hacia un barril sin fondo y reduciendo aún más los márgenes para las marcas. El tiempo y la comodidad son los lujos más novedosos: queremos la entrega al día siguiente o el mismo día y estamos llevando a las empresas al armado de productos u opciones de instalación en sitio. Ah, ¿y mencioné que no queremos pagar por nada de eso?

Entonces, ¿qué debe hacer una empresa? Evolucionar o morir. Las marcas tradicionales y los minoristas están trabajando para reducir décadas de exceso de grasa (sistemas heredados, muchos intermediarios, administraciones burocráticas, ubicaciones de tiendas mal planeadas o solo por vanidad) mientras trabajan simultáneamente con líderes de fuera de la industria para ayudarlos a ser organizaciones más técnicas. Todo esto, para cumplir con las expectativas del cliente y evitar ser destronado por las empresas digitales nativas que tienen agilidad en su ADN.

Las empresas de comercio electrónico han comenzado a abrir tiendas físicas para probar las aguas en este canal y todas las complejidades operativas y logísticas que lo acompañan. A través del proceso, los formatos son desafiados y experimentados, ya sea convirtiendo antiguos grandes almacenes de grandes dimensiones en centros de distribución o aprovechando boutiques para convertirse en salas de exposición más experimentales.

El resultado es una experiencia de compra mejorada basada en información del cliente, puntos de contacto de mercadotecnia mejorados que tienen diferentes propósitos a lo largo de cada compra y ecosistemas de comercio más ricos, que ofrecen productos que la gente ama de una mejor manera, más barata y más rápida. Es una experiencia completa y eficiente que se extiende desde la inspiración y el descubrimiento de productos, hasta el cumplimiento de pedidos y la reflexión posterior a la compra.

Para lograr esto, los competidores ya sean líderes o retadores tienen sus propias fortalezas para aprovechar y desafíos por superar, algunos que son tan antiguos como el juego de los negocios, otros que son territorio desconocido en el paisaje del constante cambio. Y si bien los líderes sobre los canales de compras de realidad virtual o la entrega de drones o el uso de bots, pueden inclinar la mano del futuro más lejano, la legendaria frase de Henry Ford, “Si le hubiera preguntado a la gente lo que querían, habrían dicho caballos más rápidos” no se aplica en el presente. Las personas están ofreciendo su atención y sus billeteras a las empresas que están invirtiendo para comprender las preferencias de los clientes y facilitar la vida de las personas con un enfoque moderno.

Los líderes de hoy están simplificando la experiencia al reducir la fricción en el camino hacia la compra. En cuanto a mis apuestas, pondría mi dinero en compañías que nunca pierden de vista las necesidades de sus clientes y las que favorecen la velocidad a la acción en vez de ser orgullosas por tener un plan maestro ya que no hay una receta perfecta.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

neoliberalismo


 Países de América Latina contra neoliberalismo


FORBES- 19 de septiembre de 2018
El resurgimiento de la izquierda en AL, responde a la deuda del neoliberalismo con marginados, que han visto pasar privilegios de clases sociales en función de la concentración de la riqueza.

En América Latina, el neoliberalismo surge en Chile a raíz del golpe de estado a Pinochet con la influencia de Friedman, y la escuela de Chicago como una especie de laboratorio de los experimentos que resultaban de la mezcla de movimientos neoconservadores, y del surgimiento de una nueva derecha. Al mismo tiempo en 1973, Uruguay imitaba el ejercicio neoliberal chileno y exportaba a la Argentina las ideas básicas del neoliberalismo que se ofrecían por los países desarrollados, en procesos socioeconómicos que habían visto agotados los principios del keynesianismo.

En el caso latinoamericano, es indudable que la búsqueda de salidas eficientes a las crisis recurrentes se llevara a cabo en medio de un crecimiento desordenado de las fuerzas productivas, vinculando una paulatina integración al mercado internacional. En este contexto, el neoliberalismo se ofreció a sí mismo (sobre todo en su etapa más temprana) como una suerte de alquimia político-económica como paliativo a la creciente deuda externa de los países del Tercer Mundo (hoy en vías de desarrollo).

El sistema internacional propuesto por los países del Primer Mundo jugó un papel relevante a través de organismos como el Fondo Monetario Internacional, para resolver la entonces llamada crisis de la deuda de los países pobres.

Si analizamos el neoliberalismo desde la óptica latinoamericana, podemos decir que este surge como una crítica a las políticas desarrollistas del Estado benefactor proteccionista, y del modelo de sustitución de importaciones. Durante los primeros años de aplicación de esta doctrina, la historia nos comprueba que, en los países sudamericanos, el neoliberalismo fracasó en su intento por erradicar la inflación, disminuir los desequilibrios financieros, y en lograr un crecimiento sostenido.


No obstante, su vigencia en Latinoamérica no ha sido uniforme, ni ha tenido las mismas modalidades en todos los países desde los años 70 hasta hoy. Las experiencias más continuas y profundas, hasta los 80, las vivieron Argentina, Uruguay y Chile, países en los que se vivió una intensa década de políticas estabilizadoras. Por otro lado, con experiencias reformistas, Nicaragua y Perú vivieron períodos de mitigación. Cuba, por su parte, es el ejemplo por excelencia de la franca excepción de la doctrina mientras que, México, desde los años 80, ha vivido períodos intensos y profundos de la doctrina.

A pesar del desarrollo asíncrono del neoliberalismo en América Latina, a lo largo y ancho de la región, existe un elemento común que justifica la creación misma de la doctrina: la creciente acumulación de la riqueza en pocos sectores y sitios de la población, la constante internacionalización del capital, la creciente dependencia respecto a las empresas transnacionales, y el progresivo empobrecimiento de diversos sectores, incluso de la clase media.

El resurgimiento de la izquierda en México y en América Latina, responde a esa deuda que tiene el neoliberalismo con los grupos marginados, que han visto pasar los privilegios de las clases sociales en función de la concentración de la riqueza.

Ante esta realidad, y dado que el neoliberalismo no logró erradicar los procesos inflacionarios ni las devaluaciones recurrentes, la desaparición de la clase media, ni la pérdida del poder adquisitivo; el neopopulismo y los movimientos de la nueva izquierda han logrado permear en un terreno ideológico, cultural y filosófico que ha rebasado el terreno económico y político que ocupaba el neoliberalismo. No sorprende que Cuba celebre el regreso de México al bloque anti-neoliberal de América Latina, a ese bloque de países contrarios a la doctrina ideológica y económica, pero también contraria a la intervención de potencias periféricas más desarrolladas en los asuntos internos y regionales. Al parecer, el triunfo de la izquierda en México contribuye a equilibrar las fuerzas en la geopolítica de la región.

Aunque paradójicamente, el número de gobiernos neoliberales en Latinoamérica ha aumentado desde sus inicios en los años 70. La vulnerabilidad del bloque chavista de la región se intensifica con las incongruencias, desatinos y sinsentidos del presidente Maduro, seguido del presidente Ortega de Nicaragua.

En el caso del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, las declaraciones respecto al banco central y la supuesta bancarrota del país, no sólo se alinean a un discurso anti-neoliberal que pone en jaque sus promesas de campaña, su cuarta transformación y la propuesta de un modelo que pudiera verdaderamente representar una verdadera esperanza para México y para América Latina y El Caribe.

la posverdad


De la posverdad a la reducción de los hechos



FORBES- 19 de septiembre de 2018
La prensa deberá transitar por una época de veracidad versus aceptación popular; los políticos entre principios y votos, y las personas debemos adivinar entre verdades y mentiras.

Variedad de puntos de vista aparte, observamos en la vertiginosa actualidad que se hizo fácil poner la verdad en duda. Desde las declaraciones de “hechos alternativos” hasta la práctica de las fake news, la manera de exteriorizar la opinión o informar sobre un determinado punto de vista, ya no se busca develar la realidad de los hechos, sino defender una versión a cualquier costo.

Siempre ha existido una fuerza compuesta por la avanzada intelectual que ha tenido el privilegio para escribir y leer la historia; además de acceder a los círculos de poder y decisión, esta fuerza pudo haber transformado la percepción de la realidad de cada época. Siempre hubo una realidad aplastante, con poca interconexión digital pero mucha rigurosidad; hubo pocos medios de comunicación, pero menos versiones digitales tergiversadas de la realidad.

Existen diversos intereses opacos y grupos sin nombre que son determinantes para deformar la opinión pública; grupos poco intelectuales, pero con suficiente técnica gestionan la desinformación y manejan los flujos de comunicación, desinformación y contra-comunicación. Construyen campañas, crean candidatos y sostienen tendencias con la misma espontaneidad que funciona el humor de las redes sociales. Los hechos han sido reducidos a “opiniones” y se ha aumentado el poder del rumor como arma mediática y política.


La posverdad encuentra cabida en la versatilidad confusa de la red. Su brevedad depende de qué tan emotiva sea la mentira que enarbola. Esta moda se expande rápidamente, tan ligera conforme la distorsión deliberada aumenta; la brecha entre ficción y realidad se desvanece. Desde la destrucción de un personaje hasta la creación de los bulos sociales: todo cabe en el obscuro objetivo de moldear la opinión pública para objetivos particulares.

La defensa de un objetivo en particular nunca fue ilegítima, pero las nuevas formas distorsionan la verdad apelando al sesgo, a los prejuicios personales y a las emociones. El discurso político pasó del uso de los eufemismos a la práctica descarada de la “reconstrucción de la verdad” como el peligroso inicio para defender la mentira.

Por supuesto que la manipulación colectiva es resultado de la fuerza con la que actúa la desinformación, pero en esencia su origen es el poco espíritu crítico que impregna en nuestra sociedad. Una sociedad de personas hiperconectadas y al parecer muy informadas, como nunca antes en la historia. Hay una aceptación generalizada del suave esfuerzo por aprender, por informarse y por hacer uso de la revolución digital para una tarea productiva: estimular el conocimiento. Antes era la falta de lectura, ahora es la falta de reflexión de los hechos lo que determina el analfabetismo.

Si revisamos el relato político de la actualidad, es muy valorado sostener un argumento con la suficiente fuerza para que sea creíble y contundente; sustentar una postura con hechos se volvió secundario. Esta crisis monumental no es cuestión de retórica o de técnica discursiva, sino de la importancia que ahora le damos a las formas sobre el fondo.

El descontento popular y la opinión pública son usados a favor de causas que esconden las verdaderas motivaciones; las instituciones, la democracia, pero sobre todo la veracidad está perdiendo validez. La posverdad no es cuestión de construcción de una percepción paralela, en realidad se trata de la destrucción de los bastiones que sostuvieron siempre el papel social del hombre y su repercusión en el tejido social: huir del oscurantismo y llegar hacia la verdad.

Esta abrumadora realidad está creando condiciones en las cuales la prensa deberá transitar por una época de veracidad e imparcialidad versus aceptación popular, en donde los políticos deberán escoger entre principios y votos, en donde las personas debemos adivinar las diferencias casi imperceptibles de una verdad frente a una mentira.

orígenes y conceptos


El coaching ontológico, sus orígenes y conceptos


FORBES- 19 de septiembre de 2018
Los grandes, se hacen más y mejores preguntas. Lo que genera la oportunidad de abrir camino, y encontrar resolución a todo, tanto en tu negocio, como en tu vida, es la pregunta.

Se cree que la forma más pura de coaching viene de Grecia y Roma, donde los grandes sabios generaban procesos de preguntas para hacer llegar al aprendiz a momentos de conciencia, luz o verdad, momentos a los que denominaban de “Eureka”.

Sócrates lo llamó Mayéutica, por “Maya” relacionada a las parteras y a “dar a luz”, en filosofía, esto era el arte de hacer que la “verdad del ser” se haga presente.

¿Quién construyó esta metodología?

No obstante como metodología y estructura fue creada hasta finales del siglo XX por Thomas Leonard, un estudioso de terapias, quien quiso saber que hacían los mejores terapeutas; aquellos que lograban conseguir verdaderos cambios y resultados sorprendentes con las personas a las que ayudaban. Resultados muy variados y en distintos aspectos de sus vidas.


Y lo que hizo fue:

Buscar a los terapeutas que tenían los mejores resultados.

Notar cómo trabajan e involucrarse en el proceso.

Anotar aquello que resultaba repetido en la mayoría de los casos de éxito.

Comprender los pasos que seguían la mayoría para interconectarlo.

Así pues se le considera como el padre del coaching moderno. Y a mi parecer más que una creación como lo dicen muchos, es un descubrimiento.

¿Por qué se habla de coaching ontológico?

Parte de la ontología que es el estudio del ser, de ahí que tenga tanta conexión con la filosofía existencialista que plantea que las respuestas habitan en el individuo (aún sin saberlo) de ahí la idea de hacer que el individuo encuentre el momento de “Eureka” o dar a luz.

Los principios de la ontología, el estudio del ser en todos los ámbitos, se relacionan con la forma y el fondo de lo que es, ya que, en principio, según la ontología el ser se expresa en existencia.

En el caso del hombre, es lo que hace, dice, acciona, actitud y comportamiento, forma y fondo. De ahí que se trabaje con la mente del individuo para sacar lo mejor de él.

¿Cómo se trabaja?

Al igual que la terapia el coaching requiere de un trabajo uno a uno. Todo el trabajo grupal conocido es una adaptación del coaching. Y lo que se conoce como coaching coercitivo, por principio debo decirles que no es coaching. Son adaptaciones de distintas metodologías, terapias o técnicas.

El coaching puro se trabaja uno a uno y es personalizado. Es un trabajo entre dos, donde el coach “la persona que posee la habilidad analítica, y quien sabe la metodología” genera un proceso con base en preguntas que le permite al individuo encontrar sus propias respuestas.

Así que ya sabes estimado lector, si sientes que te hace falta encontrar respuestas, y que estas habitan dentro de ti, el coaching es una buena opción para ti.