https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

jueves, 25 de agosto de 2016

pensar en positivo

 ¿Cómo pensar en positivo?


Women's Health -   agosto de 2016
Sabemos perfectamente que gestionar las emociones no (siempre) es tarea fácil. Pero si podemos dar pequeños pasos en la buena dirección para que el pesimismo no nos invada, ¿a qué esperas? Tenemos los tips básicos con los que aprenderás a pensar en positivo pero de forma inteligente. Porque no se trata de vivir en las nubes, sino de ser realista y positiva incluso en las situaciones más tensas. Ready? ¡Pues vamos allá!


Sé positiva para:
1. Buscar trabajo. Cuando vas a la caza de empleo es importante reunir todo el optimismo de que dispongas. Proporciona la fortaleza para seguir adelante, mientras que la gente que es pesimista sobre su futuro podría darse por vencida, dicen los expertos. El optimismo también te faculta para pensar más flexiblemente: cuando estás comprometido con una actitud optimista encontrarás más soluciones.


2. Perder peso. El optimismo proporciona un necesario estímulo extra: nos convence de que nuestro objetivo de perder peso es alcanzable y nos devuelve a la senda cuando tenemos un desliz.


Sé cautelosa va bien para…



1. Invertir. El pesimismo puede funcionar como estrategia para afrontar la incertidumbre y te ayudará a realizar inversiones más inteligentes de tiempo, dinero y energías.

2. Prevenir desengaños. Un pesimismo calculado es un buen aliado contra la irresponsabilidad y te ayudará a no perder de vista la realidad. También protege tu ego de decepciones y favorece que aceptes mejor los golpes.

3. Malas noticias. El pesimismo defensivo es una buena táctica para prever, enfrentarte y digerir mejor las malas noticias (una enfermedad, un despido) y trabajar mejor sus implicaciones emocionales, ayudándote a mantener a raya la depresión.

Y después de la teoría, ya sabes que siempre llega la práctica. Así que empieza bien el día para acabarlo mejor. Tu actitud ante la vida será crucial, y estos consejos te pueden ayudar a ir en la buena dirección:

1. Empieza el día practicando cinco minutos de visualización. Acompasa la respiración e imagínate haciendo las actividades cotidianas relajadamente y sin estrés. Si ves algún obstáculo, visualízalo con el problema resuelto.

2. Escribe una lista con afirmaciones positivas. “Puedo, lo haré, lo solucionaré, ese trabajo me saldrá bien...” y léelas en voz alta al levantarte. Visualízalas durante tres minutos para que el mensaje se grabe en la parte oculta de tu mente y te motive.

3. Desconecta de las rutinas negativas.Piensa qué puedes hacer para mejorar lo que no te gusta y ser una persona-solución, en lugar de una persona-problema, y problema resuelto.


4. Es más fácil actuar cuando asumes que parte de tu vida depende de ti misma y no de la empresa, los jefes, los amigos o la pareja. Te irá mejor si refuerzas tu confianza para lograr lo que quieres de verdad y te esfuerzas por conseguirlo.