https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

viernes, 25 de noviembre de 2016

‘súper dólar’

 La fiesta del ‘súper dólar’ apenas empieza



FORBES- 25 de noviembre de 2016
La Fed ve con preocupación cómo el ‘tsunami’ de liquidez que creó se le revierte, generando una muy destructiva ola deflacionaria que nos arrastra hacia la próxima crisis.

Ayer el portal de China Daily publicó un artículo de Dan Steinbock titulado Dollar, not yuan, poses biggest risk to world (El dólar, no el yuan, representa el mayor riesgo para el mundo), en el que el autor considera como mera ‘volatilidad de corto plazo’ la devaluación que ha sufrido la divisa china, y que la tiene hoy día en su nivel más bajo frente al dólar desde 2008.

El artículo evidencia que en China ven la ‘fiebre’ devaluatoria, diagnostican correctamente que la enfermedad la provocaron años de deprimir de forma artificial las tasas de interés a cargo de los principales bancos centrales y sus estímulos conocidos como ‘flexibilización cuantitativa’ (Quantitative Easing, QE), pero también que son incapaces de reconocer que cometieron esos mismos errores que en Occidente.

A causa de ello, los chinos inflaron su propia burbuja interna que ya explotó, y que está provocando que los capitales quieran huir en masa ahora hacia refugios más seguros -como el propio dólar y el oro-.

Nada de esto se va a contener pronto, lo que sumado a la inminente alza de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed) en diciembre, predispone todo para el dólar se fortalezca ‘con esteroides’.

No por nada el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) en un reporte reciente calificó al dólar como el nuevo ‘Índice del miedo’ en sustitución del índice de volatilidad VIX, dado que ya no hay una correlación estrecha entre baja volatilidad y el apetito por pedir prestado como hasta antes de la crisis de 2008.

Esa renovada aversión al riesgo está llevando a la caída en el valor de monedas de países emergentes y de divisas consideradas como ‘fuertes’. No es casual que el Índice Dólar (que mide el valor del billete verde frente a una canasta compuesta por el euro, el yen japonés, el dólar canadiense, la libra esterlina, la corona sueca y el franco suizo) se encuentre en niveles máximos no vistos desde hace 14 años.

La debilidad estructural provocada por años de abundancia de crédito artificial que fluyó hacia economías emergentes, sumada a que los ‘estímulos’ fiscales y monetarios pospusieron un inevitable ajuste en países desarrollados, está generando desconfianza y temor en los inversores que buscan volver a la aparente seguridad del billete verde.

En este contexto, la victoria de Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca ha colocado la cereza del pastel en esta fiesta del súper dólar que apenas comienza.

Hay un peligro real de que el dólar se infle en burbuja y esa es una mala noticia para todos.

La Fed ve con preocupación cómo el ‘tsunami’ de liquidez que empujó al mundo se le revierte, generando una muy destructiva ola deflacionaria que nos arrastra hacia la próxima crisis.

Que suba el dólar es lo mismo que decir que todo lo demás caerá. Esto es pues un mensaje de advertencia para las materias primas, los metales preciosos monetarios (oro y plata) y monedas como el peso mexicano que podrían seguirse desplomando, y peor, si Trump decide atacar de frente a China y a México por culpa de sus trasnochadas ideas mercantilistas.

Aun así, discrepamos de China Daily: el ascendente dólar no es una amenaza en sí, sino un simple síntoma. No es posible salir de una crisis provocada por exceso de deuda, consumo y crédito con más de lo mismo, como han intentado sin sentido gobiernos y bancos centrales del orbe desde 2008, incluyendo los chinos.

Al contrario. La condición económica global es peor, más endeble que entonces, y esta vez, cargamos con una deuda que ha crecido de manera exponencial.

Sólo el tiempo dirá si la Fed sólo sube los tipos para volver a cometer el error de bajarlos después.

Como quiera, en este ambiente deflacionario global se refuerza el caso para acumular oro y plata a manos llenas -por ser la forma más acabada de dinero contante y sonante-, y si es a precio de ganga, qué mejor.




Guillermo Barba-Economista de la Escuela Austríaca y periodista mexicano, autor del blog Inteligencia Financiera Global. Experto en mercados de oro y plata y comentarista de TV en Proyecto 40