https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Cómo pensaremos

    ¿Cómo pensaremos en algunos años más?



FORBES- 2  de noviembre de 2016
Innumerables ocasiones desestimamos proyectos sin concederles la oportunidad de probar su efectividad, sin darnos cuenta que un pequeño cambio de perspectiva puede obrar la maravilla.  

Dice el dicho, “para lograr una buena idea, necesitamos tener muchas ideas buenas”. La imaginación es una fábrica portentosa de pensamientos y, aunque el ego quiera hacernos creer lo contrario, no todos son buenos. La ruta que transita un destello en el cerebro para convertirse en una buena idea, es larga: debe pasar por la prueba de los años.

Es cierto, muchas de las producciones cerebrales no son otra cosa que simples ocurrencias. Sin embargo, algunos grandes fracasos en la historia, con el tiempo se han transformado en grandes ideas. El Renacimiento nos da cuenta de ello, grandes invenciones que quedaron como enormes fiascos hoy habitan nuestra cotidianidad.

La fascinación que ejerce la figura de Leonardo da Vinci, el polímata por excelencia del renacimiento italiano, nos oculta un rasgo de su personalidad. La Historia le confiere un lugar de honor como  artista, anatomista, arquitecto, científico, ingeniero, inventor, urbanista, sin embargo, ninguna de ellas fue su verdadera vocación. Según el Codex Romanoff, el verdadero llamado de su vida fue otro, un oficio más sencillo: él quería ser cocinero.

Su afición por los fogones y las estufas empezó en la niñez. Su padrastro que era repostero, lo aficionó al gusto por los dulces. Sin embargo, su padre nunca vio con buenos ojos esa pasión. Tenía mejores planes para Leonardo y a los trece años lo mandó a trabajar al taller del maestro Verocchio, artista destacado que trabajaba bajo el mecenazgo de los Medici. Ahí conoció a Sandro Boticelli quien también compartía el amor por la cocina.

En 1473, Da Vinci y Boticelli se quedaron a cargo de Los tres caracoles, una taberna en la esquina del Ponte Vecchio. Leonardo y Sandro buscaban influir en las formas rudas de comer de los florentinos. Confeccionaban exquisiteces maravillosas: esculpían zanahorias, recortaban lechugas, decoraban los nabos. Estaban seguros de que modificando el aspecto insípido y tan aburrido de los alimentos, influirían en el espíritu florentino.



Huir para salvar la vida

Pasarían a la historia como los autores de los grandes platillos del Renacimiento. El resultado de estos avances gastronómicos fue tan apabullante que Leonardo tuvo que huir de Florencia para salvar la vida, a sus clientes no le gustaron esas novedades. Evadió a los enfurecidos comensales que lo amenazaban por servir porciones tan equilibradas y tan magras. Ellos querían menos delicadezas y más porciones.

Leonardo fue a parar a la corte de Ludovico Sforza, El Moro, en Milán. Llegó recomendado por Lorenzo de Medici como artista, pero él quería hacerse cargo de la cocina del palacio. Después de tiempo, le fue concedida la oportunidad de ser el gastrónomo en jefe. Confiando en su genialidad, el duque le dio libertad y presupuesto. Entonces, Da Vinci se dio vuelo. Diseñó las máquinas más extravagantes para facilitar las labores en la cocina. Se inspiró en las armas de guerra para confeccionar utensilios de cocina.

La prensa de ajos es hija de la prensa de torturas, el pimentero se originó de la torre de prisioneros, el molinillo es como el faro de Spezia,  la batidora salió de dibujos de artefactos para volar. Muchos de sus esquemas están reunidos en el Codex Romanoff.

Para Leonardo, todo lo concerniente a la forma de entender los placeres de la mesa era un arte, un principio generador de los órdenes de pensamiento y consideraba a la mesa como el motor de las manifestaciones más brillantes de la cultura. Invirtió mucho de su genio y de su tiempo en idear aparatos que facilitaran el proceso culinario, sin embargo, el mundo no lo recuerda como gastrónomo.



Las servilletas de Leonardo

A Leonardo le debemos el invento de las servilletas pues sentía una gran repulsión al ver la suciedad que quedaba la mesa después de los banquetes de su mecenas. Al observar, se dio cuenta que la gente se limpiaba las manos en el mantel o embarraban los dedos grasientos en pieles de conejo dejando manchas por doquier y olores espantosos. Pensó que dando a cada invitado un pedazo de tela cuadrado, se podría minimizar el desastre.

Desafortunadamente, muchas ideas de Leonardo fueron, en su momento, un gran fracaso. La máquina para lavar servilletas, el artefacto para avivar el fogón, el mecanismo para mantener limpios los pisos, necesitaban más personal que si se hicieran directamente a mano. Pero muchas fueron un éxito total, aunque no en su tiempo. Ludovico Sforza le tenía aprecio a Da Vinci y en vez de castigarlo por el desastre presupuestal y civil en las obras de su cocina, le dio una oportunidad, aunque lejos de su castillo. Leonardo fue enviado al convento de la congregación de franciscanos para pintar sus paredes y hoy tenemos ahí La última cena.

En 1516, Leonardo es acogido bajo el mecenazgo de Francisco, rey de Francia y, en secreto, gran aficionado a la cocina. Ambos se hicieron los mejores cómplices frente al estufón. Por fin, Leonardo se convierte en el gran cocinero de un monarca. Fueron tan buenos secuaces que, se dice, Da Vinci murió agradecido en brazos del monarca.  Al menos, eso reporta el Codex Romanoff.

Es posible que Leonardo muriera pensando en el fracaso de sus aparatos culinarios, pero, el tiempo se encargó de rescatar la genialidad de sus ideas y de darles el uso adecuado para el que fueron creados.

Lo cierto es que, para probar la genialidad de una buena idea, a veces es preciso dejar que el tiempo se encargue. Muchos fracasos estrepitosos han probado ser magníficas ideas haciendo pequeños ajustes. No obstante, en la época de la inmediatez, resulta difícil tener paciencia. No nos damos tiempo de serenar el ingenio y de adecuar las ideas. Desechamos grandes proyectos a los que no les damos una oportunidad digna de probar su efectividad. O, desgastamos el talento y acabamos los recursos neceando con ocurrencias que buscamos justificar a toda costa, sin darnos cuenta que un pequeño cambio de perspectiva puede obrar la maravilla.

Al imaginar cualquier cosa, debemos tener en cuenta que, para tener una buena idea, necesitamos tener muchas buenas ideas. Es necesario filtrar, analizar, descartar, modificar. Ciertamente, tenemos que tener la calma para valorar si nuestra iniciativa pasará la prueba del tiempo o, si con el tiempo, algo que parecía una ocurrencia se transformará en un invento portentoso. Dentro de pocos años, las cosas cambiarán y moverán las cosas de lugar y, entonces, ¿cómo lucirán las ideas?






Cecilia Durán Mena-  le gusta contar. Poner en secuencia números y narrar historias. Es consultora, conferencista, capacitadora y catedrática en temas de Alta Dirección. También es escritora.