https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

jueves, 8 de septiembre de 2016

inmigrantes

China e India superan a México como fuente de inmigrantes a EE.UU.



The wall street journal- septiembre de 2016
Menos mexicanos viajan a EE.UU. debido a la mejora del mercado laboral local y la disminución de su tasa de natalidad

  
En un cambio notable respecto a una década atrás, cuando los inmigrantes de México superaban abrumadoramente a quienes llegaban de los grandes países asiáticos, los recién llegados a buena parte de las regiones de Estados Unidos provienen mayormente de China e India.

Un análisis realizado por The Wall Street Journal a partir de cifras de la Oficina del Censo de EE.UU. muestra que en 2014, el año más reciente del que hay datos disponibles, Illinois, Nueva York, Ohio, Virginia, Florida, Georgia y otros estados recibieron más inmigrantes de China e India que de México.

Ese año, alrededor de 136.000 personas llegaron de India, 128.000 de China y 123.000 de México, según la oficina del Censo. Casi una década atrás, en 2005, México envió más de 10 veces la cantidad de inmigrantes a EE.UU. que China y más de seis veces que India.

Las cifras no distinguen entre inmigrantes con autorización e indocumentados. Aunque es más probable que haya más inmigrantes con papeles de China e India que de México, los asiáticos representan uno de los segmentos de más rápido crecimiento entre los inmigrantes indocumentados, dicen investigadores. Los inmigrantes de México y América Central representan aproximadamente 71% de la población inmigrante no autorizada en EE.UU., mientras que los asiáticos conforman la segunda mayor participación con, 13%, según el Instituto de Políticas de Migración.


El candidato presidencial republicano, Donald Trump, ha hecho del freno a la inmigración ilegal desde México una pieza central de su campaña, a través de su propuesta de levantar un muro fronterizo y otras medidas. La semana pasada, Trump se comprometió también a añadir miles de nuevos agentes de control fronterizo.

Pero los demógrafos dicen que el rápido cambio de los flujos migratorios muestra que el énfasis en el cruce ilegal de la frontera sur de EE.UU. no cuenta toda la película.

“La noción de que una pared [para frenar] la inmigración mexicana es el desafío más apremiante para EE.UU. está completamente fuera de contacto con la realidad que enfrentamos”, dice Karthick Ramakrishnan, decano adjunto de la Facultad de Políticas Públicas de la Universidad de California en Riverside. La inmigración hoy “es mucho más asiática”.

Un portavoz de Trump dijo que su campaña se centra en detener los cruces ilegales de personas provenientes de México y América Central, señalando que en el presente año fiscal las detenciones en la frontera suroeste han superado las del año fiscal anterior.

El republicano también ha propuesto crear un sistema de seguimiento biométrico para detectar a quienes violan los plazos de estadía de sus visas, que representan aproximadamente 40% de los inmigrantes indocumentados. El gobierno estadounidense ha intentado encontrar una solución a este problema, más recientemente mediante el frustrado proyecto legislativo de reforma migratoria de 2013. Un portavoz de Trump dijo que la revisión del sistema de seguridad nacional es un imperativo y que podría conseguirse si se contara con el liderazgo adecuado en Washington.


La candidata demócrata, Hillary Clinton, quiere promulgar una reforma migratoria que crearía un camino hacia la ciudadanía para un número de residentes indocumentados y eliminaría la exigencia de que algunos solicitantes de residencia permanente (green card) deban primero salir del país para recibirla. Sus planes tampoco abordan explícitamente el cambio de tendencia de la inmigración de México a Asia, pero ponen mucho menos énfasis en asegurar la frontera sur. Una portavoz de Clinton dijo que la candidata apoya una reforma migratoria, pero no dio detalles de su propuesta.

El análisis de The Wall Street Journal encontró que, en 2014, 31 estados recibieron más inmigrantes de China que de México, frente a una tendencia similar en siete estados en 2005. Los inmigrantes recién llegados de India en 2014 superaron a los provenientes de México en 25 estados, en comparación con cuatro estados en 2005. Incluso en California, un destino líder para los latinos, los inmigrantes chinos superaron en 2014 a los mexicanos, que fueron casi igualados por los inmigrantes indios.

Las cifras de la oficina del Censo muestran que en 2014 llegaron a EE.UU. alrededor de 82.000 personas desde México y los países de América Central, un aumento respecto al año anterior. Esto se debió en gran medida a la mayor llegada ese año de niños no acompañados procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, una tendencia que desde entonces ha disminuido.

El cambio en las tendencias de inmigración está impulsado por una serie de factores. Un gran número de trabajadores de tecnología chinos e indios con educación superior está llegando a EE.UU. para ocupar puestos de trabajo calificados. Aunque el número de visas para estos empleos tiene un tope anual, la familia extendida que traen consigo está generando su propia ola de recién llegados. China e India envían actualmente más estudiantes internacionales a EE.UU. que cualquier otro país.

Al mismo tiempo, menos mexicanos viajan a EE.UU. debido a la mejora del mercado laboral local y la disminución de su tasa de natalidad, mientras que los empleos en construcción y manufactura, que hasta el comienzo de la recesión de 2007-09 atraían a trabajadores poco calificados de México, siguen escaseando. Desde el fin de la recesión hasta 2014, más mexicanos regresaron a su país de los que emigraron a EE.UU., de acuerdo con el Centro de Investigación Pew.

Las cifras de la Oficina del Censo muestran que además de los destinos tradicionales como el área metropolitana de Los Ángeles y Nueva York, los inmigrantes asiáticos están fijando residencia en lugares tan variados como Atlanta (Georgia), Cincinnati (Ohio) y Charlottesville (Virginia). En suburbios y ciudades más pequeñas, abogados de inmigración, centros de idiomas y agentes inmobiliarios están adaptándose a una clientela crecientemente asiática.

En Virginia, el constante flujo de mexicanos que ese estado registraba hace una década se ha reducido al mínimo. En 2005, alrededor de 4.900 personas llegaron al estado desde México, según las cifras del censo. En 2014, apenas 500.

Blue Ridge Literacy, un centro de alfabetización en Roanoke, Virginia, redujo este año de cuatro a dos sus clases de inglés para hispanos, que en número fueron superados por estudiantes de otros países, dice su director ejecutivo, Russ Merritt. En una celebración anual para nuevos ciudadanos llevada a cabo recientemente en el centro no hubo ningún mexicano. “Para nosotros fue una sorpresa”, cuenta Merritt.

Mientras tanto, el número de nuevos inmigrantes de China e India ha aumentado considerablemente en ese estado sureño. Según cifras del censo, en 2005 llegaron a Virginia menos de 700 inmigrantes de China e India; en 2014, el número fue de 4.000 y casi 3.900, respectivamente.

Las ciudades del norte de Virginia que forman parte de los suburbios ricos de Washington atraen inmigrantes de China e India para trabajar en empresas de defensa como Northrop Grumman o firmas de servicios financieros. Éstos inmigrantes han contribuido a hacer que la población no nativa del estado tenga un nivel más alto de educación que la de los nacidos en el país, dijo Michael Cassidy, presidente del Commonwealth Institute for Fiscal Analysis, un centro de estudios de tendencia izquierdista de Richmond.


“En los últimos cinco años he empezado a ver muchos más indios comprando propiedades caras”, señala Nguyen Vinh, dueño de Westgate Realty Group en Falls Church, Virginia. Últimamente, dice, también está viendo más padres de estudiantes asiáticos que compran casas como inversión y que sus hijos usan como vivienda.