https://www.facebook.com/wilber.carrion.1 - Twitter: @wilbercarrion  
  Su apoyo es bienvenido, cuenta: BBVA Continental- 0011 0175 0200256843  

lunes, 19 de septiembre de 2016

cine

Perú y Venezuela, entre los mercados de cine más prometedores



The wall street journal- lunes, 19 de septiembre de 2016  


Según proyecciones, los dos países latinoamericanos estarán entre los cinco países de crecimiento más rápido en la taquilla
LOS ÁNGELES—Hollywood ya no tiene que preocuparse solamente por las películas que le gustan al estadounidense promedio, ahora debe preocuparse también por lo que se proyecta en Perú.

Se espera que en los próximos años el mercado del cine crezca más rápido fuera de América del Norte, donde los ingresos por taquilla han permanecido relativamente sin cambios y los pronósticos apuntan a una expansión modesta. Esta dinámica ya está cambiando la forma en que se hacen las películas de Hollywood, en tanto los estudios se centran en ambiciosas producciones, como cintas épicas de superhéroes, que funcionan bien en varios mercados, o buscan líneas narrativas que saben que serán aprobadas en países donde existe la censura.

The Wall Street Journal usó un análisis de PricewaterhouseCoopers (PwC) para tener un panorama más completo de los cinco mercados de crecimiento más rápido en la taquilla en todo el mundo. Esta es una mirada a esos mercados y a lo que está impulsando su ascenso.

China

Se espera que en pocos años, el gigante asiático supere a Estados Unidos como el principal mercado de taquilla del mundo gracias a una potente combinación: una clase media en crecimiento y un apetito por más películas. “En EE.UU. hay 125 pantallas por millón de personas. En China hay 23 pantallas por millón de personas”, dice Cecilia Yau, socia de entretenimiento y medios en la oficina de PwC en Hong Kong.

Las empresas están construyendo más salas de cine a un ritmo rápido, saliendo de las grandes ciudades como Shanghai para incorporar ciudades de tercer y cuarto nivel que por primera vez cuentan con un multicines. En los mercados rurales, los consumidores se sienten atraídos por las producciones locales protagonizadas por actores chinos, lo cual se espera resulte en un aumento de producciones nacionales.

A pesar de que los estudios de Hollywood suelen recibir una menor proporción de los ingresos de los cines chinos (alrededor de 25% en comparación con 50% en EE.UU.), éxitos recientes como Rápidos y furiosos 7 han recaudado más dinero en China que en el país norteamericano, mientras que cintas que no tuvieron éxito entre los espectadores estadounidenses como Warcraft han tenido mucho éxito en la taquilla china.

Mientras que China supera gradualmente a EE.UU. en el dominio de la taquilla, grandes producciones parecen estar diseñadas para ambos mercados. Una gran prueba de esta convergencia se estrenará en febrero, The Great Wall, una coproducción protagonizada por Matt Damon de las chinas Le Vision Pictures y China Film Group Corp. y del estudio estadounidense Universal Pictures, de Comcast Corp.

Venezuela

A pesar de estar en medio de una crisis económica, Venezuela es uno de los varios países de América Latina en los que se prevé un crecimiento significativo de la taquilla hacia 2020.

Tras el colapso de la industria del cine en la década de los 90, el gobierno venezolano trató de animar a los realizadores a través de programas estatales, como el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, que distribuye financiación para largometrajes.

La industria del cine venezolano comenzó a expandirse luego de la muerte del presidente Hugo Chávez en 2013. Ese progreso se hizo evidente en 2015, cuando la cinta Desde allá, del director venezolano Lorenzo Vigas, ganó el máximo galardón en el Festival de Cine de Venecia. Distribuida en EE.UU. por Strand Releasing, Desde allá es una controvertida historia acerca de una relación homosexual entre un hombre de mediana edad y un adolescente de Caracas.

Los recientes problemas económicos han obstaculizado el crecimiento de la taquilla de Venezuela. El desplome de los precios del petróleo y una inflación descontrolada dificulta la compra de alimentos y no dejan mucho dinero disponible para entradas de cine. Además, el gobierno ha impuesto en meses recientes toques de queda para reducir el consumo de electricidad, una práctica que ha reducido las horas de funcionamiento de los centros comerciales y por lo tanto el número de proyecciones de las salas de cine durante un día.

De todas formas, los analistas esperan que los ingresos por taquilla crezcan a largo plazo, casi duplicándose a US$227 millones en 2020 respecto de 2015.

India

Durante décadas, Bollywood ha llenado las salas de cine en India, cultivando un público fiel que ha tenido relativamente poco interés en las importaciones de Hollywood. Los cientos de títulos que Bollywood produce cada año seguían hasta hace poco un patrón similar: se lanzaban primero en las grandes ciudades y luego se iban distribuyendo poco a poco en los mercados más pequeños.

La distribución digital, que permite a los estudios distribuir cientos de copias de una película a la vez, está cambiando esto y alimentará gran parte del crecimiento del mercado en los próximos años, dice Smita Jha, ejecutiva de Entretenimiento y Medios de PwC India.

En el pasado, un “gran lanzamiento” significaba la impresión de 700 copias de una película. Por el mismo costo, los estudios pueden hoy sacar alrededor de 3.000 impresiones digitales simultáneamente en cines de todo el país. Esto es a su vez una medida contra las copias piratas que proliferan cuando una película tarda varias semanas en llegar a todos los territorios.

La fábrica de cine de India ha producido estrellas capaces de pasar también al mercado Occidental, como la actriz de la serie de televisión Quántico Priyanka Chopra. Esto también está siendo reestructurado. Los productores solían gastar alrededor de 70% del presupuesto en los salarios de las principales estrellas de una película, dice Jha, pero ahora cada vez más dinero está siendo usado para una estrategia inteligente de comercialización.

Perú

La marca Pantene de Procter & Gamble es probablemente más conocida por fabricar champú, pero en Perú también produce películas. Es una de las muchas empresas fuera de la industria del entretenimiento que contribuye a lo que se espera sea un significativo crecimiento de la taquilla en ese país.

Los realizadores peruanos han recurrido a este tipo de compañías para ayudar a financiar sus películas, una tendencia que comenzó con la comedia de 2013 Asu Mare, que cubrió 80% de su presupuesto de producción de US$700.000 con aportes de empresas privadas y patrocinadores.

El afiche de la película parece como un cartel del Nascar, con los logotipos de la marca de cerveza Brahma, la empresa de televisión de pago DirecTV y el fabricante de refrescos Inca Kola, que aparecen en la parte superior del anuncio, encima del protagonista Carlos Alcántara.
El éxito de Asu Mare animó a otras empresas a dar el salto, dice Francisco Pinedo, socio de PwC en Perú. La firma de productos de consumo Gillette Co., junto con las marcas Pantene y Oral-B de P&G, ayudaron a producir A los 40, una comedia sobre unas personas que asisten a una reunión de ex compañeros de estudios. Perro guardián, un drama de 2014, fue respaldada por el diairo El Comercio y por Promart, un vendedor de productos para el hogar.

“Cuando uno va al cine, dirá, ‘Esta película es presentada por esta empresa’”, dice Pinedo.

Un enfoque similar ya está siendo explorado por empresas estadounidenses como PepsiCo Inc., que ha creado una división de desarrollo interno y está trabajando en una película musical con el rapero Tip “T.I.” Harris.

Nigeria

La industria de cine de Nigeria, conocida como “Nollywood”, no es conocida en Occidente, pero produce anualmente la segunda mayor cantidad de películas del mundo después de India.

La mayoría de las películas de Nollywood son producciones baratas vistas en teléfonos móviles o DVD piratas. Existe cierta evidencia estadística de que nueve de cada 10 películas vistas en Nigeria son copias piratas, dice Vicky Myburgh, una ejecutiva de Entretenimiento y Medios de PwC Sudáfrica.

Los inversionistas nigerianos, algunos respaldados por el gobierno, están tratando de mover los hábitos televisivos a los cines, poniendo más dinero en producciones locales con la esperanza de que una mejor calidad dé lugar a más títulos de Nollywood en las pantallas grandes en Nigeria, junto con las películas de Hollywood.


Filmhouse Cinemas y el conglomerado nigeriano de bienes raíces Silverbird Group han dicho que planean construir cientos de salas de cine en los próximos 10 años. Mientras tanto, una comunidad creciente de expatriados nigerianos en Europa y América del Norte ha creado un público para las películas de Nollywood en servicios globales de streaming como Netflix Inc., dice Myburgh.